miércoles, 19 de julio de 2017

Cultivo de Wisteria (Glicinias). Necesidades y elección de la variedad

Hablemos de glicinias!! Una trepadora que con los años puede llegar a tener una belleza imponente!
https://www.flickr.com/photos/133997242@N03/albums/72157664012637483/page2

Pertenece a la Familia de las fabáceas (Fabaceae). Aunque todas engloban el género Wisteria, hay distintas especies aunque las más conocidas son Wisteria chinensis y Wisteria floribunda también existen otras como Wisteria frutescens (de EE.UU) y alguna más.
Aunque en sus necesidades de cultivo y poda son iguales, existen algunas diferencias importantes entre las dos más populares.
Tanto si las compramos en viveros como si en nuestro jardín ya había creciendo una glicinia antes de llegar nosotros, probablemente se trate de una de estas dos: De una parte está la Wisteria sinensis (llamada glicinia china) y de la otra, la Wisteria floribunda también conocida como wisteria japonesa
Ver como es cada una de las dos nos servirá de una parte para, si estamos en el caso de querer cultivar una en nuestro jardín, elegirla con conocimiento de causa. Y de la otra, si ya tenemos una creciendo en él y no sabemos de qué tipo es, esta información nos servirá para identificarla.
Qué tipo de glicinia tenemos en el jardín?
La glicinia china (W. Sinensis): 
- Sus tallos crecen alrededor de cualquier soporte girando en el sentido contrario al que lo hacen las agujas del reloj. Para comprobar esto no tenemos más que posicionarnos frente a la glicinia. Podéis verlo en esta ramilla lateral que crece enroscando el barrote de la barandilla de mi terraza.
- Las glicinias chinas producen pocas vainas y por tanto son difíciles de reproducir por semillas.
- Generalmente estas glicinias las compramos injertadas sobre un patrón de glicinia japonesa.
En el artículo en el que hablemos de la poda de las glicinias veremos la importancia de tener esto en cuenta. 
Ocurre como con los rosales injertados, en los que observamos a veces que puede desarrollarse chupones (ramas que proviene del portainjerto). Al igual que los rosales, en el caso de estar injertadas presentan un pequeño abultamiento en la zona inferior del tallo que viene desarrollado, justo por encima del nivel del sustrato del contenedor.
- Algo muy característico de este tipo de glicinias es que su floración aparece antes de brotar las hojas.
https://www.flickr.com/photos/ukgardenphotos/34438592382/

- Los racimos florales son más cortos que los de las glicinias japonesas. Esto, como veremos, condiciona las estructuras y formas de cultivarse que podemos dar a estas plantas.
De los racimos una vez pasadas sus flores queda una ramilla central que es dónde estaban prendidas cada una de las flores. Estos tallos desnudos, quedan ocultos enseguida por las hojas que ya en este momento están abriéndose.
De 3268zauber - Trabajo propio, CC BY-SA 3.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=6589991

La glicinia japonesa (W. floribunda): 
- El crecimiento de los tallos es en el sentido de las agujas del reloj no como las chinas que lo hacen en sentido inverso.
- Tienen una extraordinaria capacidad de producir muchas vainas y por ello generan muchas semillas.
En estas glicinias japonesas, es ingente la cantidad de vainas (y por tanto de semillas) que producen.
Cuando llega el invierno, como trepadoras caducifolias que son, las glicinias pierden su hoja. En el caso de las japonesas, puede verse entonces colgar de sus ramas los frutos que han formado tras la floración. Mirad esta imagen de Wikipedia Commons  en la que pueden apreciarse las vainas colgando. Hermosas. No?
https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Wisteria_sinensis_Fruit.JPG
Lo cierto es que a mí me parecen muy decorativos pero hay que tener presente que si cuando podamos la planta dejamos estas vainas colgando, cuando llegue la primavera y suben las temperaturas, se abren de pronto disparando las semillas que tienen en su interior a bastante distancia. Así que si no queremos estar eliminando plántulas de glicinia por todas partes, quizás es preferible retirarlas.
- Precisamente por ello, por ser fáciles de reproducir por semilla no suelen adquirirse injertadas sobre otro tipo de glicinia.
- En este caso flores y hojas se producen al mismo tiempo.


Aunque hemos leído que hay quién opina que esto no es exacto si no que ambos tipos de glicinia florecen al mismo tiempo que emergen las hojas. Lo que ocurre es que las glicinias chinas, al tener los racimos florales más cortos, tardan menos días en ir abriendo las flores (lo hacen de arriba hacia abajo) y por tanto termina de abrirse todas las flores del racimo en menos tiempo que ocurre este mismo proceso en las glicinias japonesas, que, al tener los racimos florales más largos, tardan más días en llegar a abrir todas sus flores. Aunque a la par están desplegando las hojas, los racimos siguen "estirándose" hacia abajo mientras sus flores van abriendo, sobresaliendo por debajo de la masa de hojas que ya está formada arriba.
Siento no poder decir nada a favor ni en contra de esta explicación porque solo cultivo en mi jardín una glicinia china que es la que observo atentamente y sé como florece. La otra, la japonesa, la conozco de los viveros pero no he tenido oportunidad de ver su floración en detalle.
En todo caso, si los racimos florales fueran cortos como en la glicinia china, sería un inconveniente ya que la floración quedaría oculta.
- Racimos florales muy largos. La longitud de ellos las hace poco idóneas para cultivar sobre soportes no muy altos por los que se deba pasar por debajo.
https://www.flickr.com/photos/133997242@N03/albums/72157664012637483

Wisteria floribunda f.alba / Japanese wisteria / 白花藤
Elegir el tipo de glicinia según nuestras necesidades. Hemos visto que la floración se produce de forma distinta en cada una de las dos variedades en las que nos centramos. Es esta forma de florecer la que determina que puedan ser o no cultivadas de una forma u otra y la que las hace más o menos idóneas para determinadas ubicaciones. Veamos.
Glicinia china:
Los racimos florales son cortos. Esta forma de florecer hace que las flores se observen mejor cuando la planta es un arbusto grande poco ramificado.
También son idóneas para cultivarse en forma de arbolito ya que sus racimos florales no cuelgan en exceso y por tanto permiten que la planta no sea excesivamente alta.
Al tener los racimos florales más cortos puede guiarse sobre una pérgola de no demasiada altura sin que los racimos bajen en exceso.
Pensemos que a la vez que florece las yemas de hoja se están abriendo de tal modo que en las últimas etapas de la floración ya hay hojas formadas sobre la planta pero brotan en un momento en que favorece su estética y que tapan la parte alta de los racimos de flores que es por dónde comienzan a abrir las flores y a caer según se van ajando. 
Glicinia japonesa:
Como hemos visto los racimos florales tiene mucha más longitud y cuelgan mucho más al florecer. Esta longitud casi obliga a cultivar estas glicinias conduciendo sus ramas principales en lo alto de un tronco único de bastante altura y guiando luego estas ramas principales horizontalmente sobre soportes bastante altos para que tengan altura suficiente para exhibir su floración de racimos florales tan largos .
Hacerlas crecer sobre soportes bajos como una pérgola que no sea muy alta provocará que sea incómodo transitar bajo ella ya que el extremo de los racimos florales quedaría muy bajo e iríamos dándonos con las flores sobre la cabeza.
Lo idóneo son árboles, cenadores de grandes dimensiones o pérgolas o estructuras de metal o madera cuya parte superior levante del suelo varios metros para que haya espacio en el que sea posible que los racimos cuelguen hacia abajo dejando espacio para estar bajo la estructura.
Creciendo de este modo ofreciendo una visión de la planta absolutamente preciosa a la vez que nos permitirá alcanzar fácilmente para deleitarnos con su delicioso aroma!!
Elección del lugar de plantación. Las glicinias, todas, las chinas y las japonesas, son plantas trepadoras de un vigor extraordinario. Si se encuentran a gusto pueden llegar a crecer en una sola temporada de un modo impresionante.
Todas las glicinias precisan sí o sí, varias podas. Una es la poda de floración, que se realiza al final del invierno. Las demás podas, son las podas de limpieza y se realizan en verano. Lo ideal es realizar varias podas durante esta estación pero como mínimo deberíamos hacer una si no queremos que la planta se nos desmadre. 
Es una trepadora que si no se poda su tamaño puede llegar a ser muy superior al lugar que se le tiene asignado. No podarla adecuadamente conduce a que la planta se torne enmarañada y que luego sea difícil de volver a reconducir.
Pueden cultivarse con un tronco único y formando una especie de arbolitos de copa amplia en un zona amplia del jardín dónde luzcan adecuadamente. Pero lo más habitual es hacerlas crecer para ser conducidas sobre pérgolas, cenadores, celosías, barandas o incluso tejadillos o fachadas.
Sea el lugar que sea el que elijamos deberíamos estar seguros que el acceso para podar esta planta varias veces al año es fácil.
Pensemos que muchas veces deberemos recurrir a escaleras para acceder a las zonas altas de la planta. Si en este lugar el equilibrio que tengamos es precario subidos a una escalera, constituye un verdadero peligro realizar esta tarea. Pero además, es que lógicamente nos dará mucha más pereza afrontar este trabajo si no es cómodo y fácil de acceder el lugar desde dónde tengamos que hacerlo.
Otro aspecto a tener muy en cuenta es que la zona justo alrededor del tallo principal de la glicinia esté libre de plantaciones y podamos acercarnos con facilidad a él para poder eliminar los posibles chupones que aparezcan brotando de sus raíces.
Éste, la eliminación de estas ramas que brotan del portainjertos, no es un trabajo que deba aplazarse. Dejar chupones de otra variedad de glicinia sobre la que está injertada la que cultivamos, puede conducir a que, con su vigor, llegue a apoderarse del crecimiento y termine por asfixiar a la glicinia que realmente queremos que florezca. Igual que un rosal...
Si decidimos hacerla crecer sobre alguna infraestructura o soporte que tengamos en el jardín debemos ser conscientes de la capacidad que tiene esta planta de crecer. El tallito que apenas mide metro y medio hoy, cuando pasen unos años se habrá convertido en un verdadero monstruo. La planta adquiere dimensiones y peso muy considerable, de manera que el soporte sobre el que crece debe tener resistencia para aguantar la envergadura que adquirirá con el tiempo.
Las glicinias, a poco que se les permita, enroscan sus ramas en cualquier cosa que tengan cerca. Un tallo fino creciendo alrededor del barrote de una ventana no lo dañará pero ese tallo engrosará e irá estrangulando el barrote con el paso de los años.
Es decir, que las glicinias pueden dañar seriamente los soportes sobre los que crecen así que a la hora de proporcionarles uno, debe ser de unas características adecuadas.
Imagen de Wikipedia Commons
Y por último pero no menos importante es considerar el asombroso desarrollo de sus raíces a la hora de elegir la ubicación de esta trepadora en nuestro jardín. El sistema radicular de una planta adulta puede llegar a ser tan potente que conviene que no esté plantada cerca de cimientos de la casa o infraestructuras que puedan dañarse por las raíces y por el peso de la propia planta.
Razones para que nuestra glicinia no florezca.
Vaya por delante que plantar una Wisteria en nuestro jardín y que pasen varias temporadas sin ver una sola flor, es absolutamente normal. Lo habitual es que las glicinias tarden bastante en producir su primera floración.
Pero además de este comportamiento natural puede haber algunas razones que expliquen por qué nuestra glicinia no "quiere" premiarnos con sus espectaculares flores.
  • Una poda incorrecta puede explicar esta falta de flores.
  • Una ubicación inadecuada en la que no reciba suficiente horas de sol.
  • Falta de nutrición de la planta.
  • Exceso de aporte de nitrógeno en los abonados que le suministramos. El nitrógeno fomentará un gran desarrollo de hojas pero mermará la floración.
  • Exceso de sequedad en el suelo durante el verano que no permite la formación de las yemas florales.
  • La planta que tenemos proviene de la germinación de una semilla. Si este es el caso, lógicamente tardaremos muchos años en ver la primera flor. Pueden transcurrir 15/20 en tardar en florecer, de manera que habría que armarse de paciencia!!
Cuando florecen las glicinias?
Depende un poco del clima. La primera y más espectacular floración en mi zona se produce durante la segunda quincena de abril comienzan ya a estar en flor pero es un poco variable. El año anterior se retrasó hasta el inicio de mayo.
http://www.yunphoto.net/en/photobase/hr/hr7828.html
Ahora, durante el mes de julio se produce la segunda floración. Sin duda no es comparable con la de la primavera ni en cantidad de racimos florales ni en tamaño. Pero sí, nos premia con unas poquitas flores. Incluso en otros meses puede llegar a abrir algún que otro racimo suelto.
Este es un racimo que está alargándose y en un par de días comenzarán a abrir sus flores. Sí debo decir que el color ahora, en verano, es más intenso. Me gusta más incluso!! Lo uno por lo otro..jajaja :)
Qué hay del riego?
Durante el verano, entre julio y agosto, se forman los brotes florales que producirán la floración que vendrá la siguiente temporada. A pesar de ser las glicinias son plantas poco exigentes en ningún sentido y aguantan cierto grado de sequía, si durante el verano nuestra glicinia estuviera demasiado deficitaria en cuanto a su hidratación, podría ser también una causa para explicar esta falta de floración o al menos reducir la abundancia de ésta.
Las glicinias florecen en la madera creada el año anterior. Durante los meses de julio y agosto comienzan a desarrollarse las yemas florales que abrirán en primavera. Conviene asegurarnos de que precisamente, en este momento no le falte agua a la planta. Máxime si vivís como yo en una zona con clima muy caluroso y seco durante los verano. De sufrir sequía, estas yemas florales pueden a fracasar e provocar la ausencia de floración en primavera..
Y la nutrición? Las glicinias son de un crecimiento enorme. Si no presenta déficit apreciables en la coloración de sus hojas o está brotando con normalidad, no seria preciso aportes extraordinarios de nutrientes.
Si vemos preciso añadirle algo de fertilizante conviene hacerlo durante el final del verano/ comienzos de otoño para que pueda formar correctamente las yemas de flor de la siguiente primavera.
El fertilizante lo aplicaremos alrededor de la base de la planta tras un riego en profundidad. A continuación podemos trabajar someramente la tierra para incorporar el abono al suelo y después un segundo riego es todo lo que precisa.
No conviene aportar fertilizantes con demasiado nitrógeno.
Cómo podemos propagar nuestra glicinia?
Hemos mencionado la germinación de las semillas (en primavera) del interior de las vainas que caen al suelo de forma natural. Pero, como comentábamos, este sistema de reproducción conlleva un período demasiado largo a la espera de la floración de la nueva planta.
Otro sistema para propagar la glicinia es tomar esquejes. Éstos deben ser de madera blanda, sin lignificar (sin que haya creado corteza seca y dura exteriormente). Un buen momento para tomar material para esquejar es a finales de primavera o comienzos del verano y podemos usar las ramas que cortamos durante la poda de vera.
El tamaño de estas estacas deben tener al menos 3 nudos o cuatro hojas. Deberemos eliminar cualquier flor u hoja que exista en la mitad superior.
La parte inferior de la estaca deberemos practicarle un corte a un o dos centímetro por debajo de la yema inferior. 
Como cualquier otro esqueje, mojaremos la parte inferior del mismo y lo impregnaremos de hormonas de enraizamiento. A la hora de introducir la estaca así preparada en el sustrato para que enraíce, debemos tener presente que ahondaremos la estaca hasta que sus dos yemas inferiores estén ocultas bajo el sustrato.
Mantener la hidratación correcta y que los esquejes reciban luz pero no sol directo ayudará a la hora de enraizar.
Plantación de brotes basales. Como hemos comentado, suele ser frecuente la aparición de brotes que surgen del suelo cerca de la base de la planta. No son más que brotes que nacen de las raíces horizontales de la planta madre y que pueden llegar a ser plantas autónomas si las preparamos convenientemente.
Si nuestra glicinia está injertada y estos brotes surgen por debajo del punto de injerto, es decir, de las raíces, los brotes basales pertenecerán a la variedad de glicinia que ha servido de patrón
Es decir, si tenemos una glicinia china injertada sobre una glicinia japonesa (que es lo frecuente), y los brotes salen de la raíz, los brotes pertenecerán a la glicinia japonesa, y por tanto tendrá la floración de la variedad del portainjerto. Exactamente igual que en los rosales!!
De todos modos esto no tiene por qué ser un problema. Es posible que deseemos ampliar los tipos de glicinia que cultivamos en nuestro jardín.
Si este es el caso, antes de independizar este brote basal comprobaremos que en su parte inferior ha emitido sus propias raíces. Si es así, estupendo. Lo extraeremos procurando sacar la mayor cantidad posible de raíces para que el arraigo sea más fácil. Si logramos retirarlo con un pequeño pan de tierra, miel sobre hojuelas!!
Si por el contrario, al escarbar un poco alrededor del brote basal, viéramos que no tiene raíces propias, raparemos ligeramente la corteza exterior en la parte más inferior que podamos, siempre a un nivel que quede dentro del suelo. Este rapado fomentará que en ese punto surjan raíces en un tiempo.
Volveremos a cubrir la zona con tierra y mantendremos cuidadosamente la hidratación. Al pasar unos meses, veremos que se han desarrollado raíces suficientes como para independizarlo de la planta madre.
Estos brotes basales pueden ponerse en contenedores en los que nos resulte fácil controlar la hidratación en tanto vemos que están prosperando produciendo nuevo crecimiento. Una vez tengamos seguro su arraigo pueden ser trasladados a su ubicación definitiva.
Un último sistema de reproducción a mencionar es el acodo simple. Si tomamos una rama suficientemente larga como para que descienda hasta el suelo y haya todavía largo suficiente para mantener la parte final de forma vertical atada a un tutor, tendremos una rama adecuada para acodar.
El acodo es un sistema de reproducción vegetativa por el que obtenemos un "clon" de la planta que reproducimos. Es decir, una reproducción exacta (no como con las semillas). Si una parte de un tallo que tenga algún nudo, y le practicamos un pequeño corte sin llegar a romper la rama manteniendo esta zona bajo el sustrato y proporcionando humedad durante un tiempo, en ese punto llegarán a brotar raíces.
Mientras lo hacen, la planta madre suministrará hidratación y alimento al acodo por lo que se trata de un sistema mucho más fácil que los esquejes para reproducir las plantas.
Cuando estas raíces se han desarrollado la nueva planta ya puede abastecerse ella misma del agua y nutrientes así que es el momento de independizarla de la planta madre. Una vez separada podemos llevarla al lugar de plantación que consideremos oportuno.
Si alguno de vosotros quiere ver el sistema de reproducción por acodo paso a paso, puede visitar este artículo en el que se habla del acodo simple de un rosal. El sistema es exactamente el mismo.
Es resistente a las heladas las glicinias? Pues la respuesta es sí y no. jajajajja Y eso como va a ser cierto? Pues lo es. La planta en sí misma puede soportar muy bajas temperaturas. Las heladas por encima de -5º /-7º C no suelen representar ningún problema.
Ahora bien, si se produce una helada una vez están engrosadas las yemas florales, éstas fácilmente pueden congelarse.
Doy buena fe de ello. Eso justo es lo que me ha pasado este año con unas heladas tardías que se produjeron en mi jardín. Las yemas florales engrosadas, incluso muchas empezando a abrir, una noche de helada profunda...y al traste con casi toda la floración!!! La mayoría de capullos amanecieron lánguidos y apagados para secarse en pocos días y caer sin llegar a ver las flores.
Aquí los tenéis!! Ya estaban empezando a alargarse...quince días y hubiera florecido espectacularmente a pesar de llevar conmigo solo tres temporadas. Pues no, veintitantos de marzo y heló...
Contrae con facilidad enfermedades y es atacada por plagas?
Pues no, en general se trata de una planta sana y vigorosa. Sin embargo puede verse afectada por pulgones que una buena rociada con agua y jabón potásico darán solución fácilmente al problema.
Sí hay otra plaga de mucha más gravedad y que no es que sea frecuente pero puede ocurrir. Son los barrenadores de las glicinias. Se trata de escarabajos que, metiéndose por los cortes de las ramas, penetran en el interior e impiden que el agua y los nutrientes circulen a través del tallo con normalidad. Taponar con cola los cortes de las ramas principales cuando practicamos la poda creo que es un sistema preventivo que no cuesta demasiado y puede evitar problemas.
María.

NOTA
Quizás también pueda interesarte el artículo sobre cómo se realiza la poda de esta planta en verano. Es un tutorial con explicaciones detalladas y todo lujo de fotografías para que no tengáis problema alguno a la hora de podar esta planta por muy novato que se sea.
Imagen de Wikipedia Commons

9 comentarios:

  1. María, excelente información como siempre! Tengo dos glicinas que plante el año pasado una que es blanca ha crecido bastante en poco tiempo la otra de color lila crecio muy poco creo que la ubiqué donde no recibe mucho sol.. las glicinas aquí siempre se cultivan en pergolas pero yo quería cultivarlas en una pared como suelo ver en los jardines ingleses y jamas vi por aquí aunque la verdad me costó mucho asirlas a la pared ya que ellas siempre buscan alejarse de ella, ahora están sin hojas pero con muchos brotes por los inesperados calores invernales. Te mando un saludo desde el hemisferio sur! Marcelo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, querido Marcelo. Son hermosas siempre, sobre pérgolas, cenadores, creciendo sobre un muro, en una barandilla. Por cierto, acabo de colgar un artículo sobre cómo se podan las glicinias. Quizás te interese. Un abrazo hacia Argentina!

      Eliminar
  2. Me encantan las glicinias, tengo una que planto mi hija de una semilla y floreció bastante pronto, en unos cinco o seis años. Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ya tuviste suerte porque por lo general, incluso comprándolas ya crecidas tardan a veces varias temporadas en echar sus primeras flores.
      Y cómo la haces crecer? Sobre qué estructura?

      Eliminar
    2. Están encima de unas piedras de moleña o granito. Alguna entrada hice de ella en el blog.

      Eliminar
    3. Pero qué desastre soy!! Como es posible que no supiera que tienes un blog de jardinería!! Acabo de visitarlo. Ahora mismo incluyo un enlace a tu blog en la lista de mis blog visitados con frecuencia para que aparezca cada vez que lo actualizas.
      Disculpa mi despiste, Teresa. Lo siento.

      Eliminar
  3. Muy interesante todo lo que explicas sobre las Glicinias, yo no tengo ninguna y eso que me gustaría, me conformo con disfrutar visualmente de la que tiene una amiga y vecina ¡una preciosidad!
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Si tienes sitio, te animaría a poner una en tu jardín. Son tan bellas!! Dar una sensación de frondosidad tremenda. Incluso cuando no están en flor. Es más, en invierno, una glicinia adulta, exhibiendo sus ramas desnudas...ummmmm... son como las enaguas de una gran dama :P

      Eliminar
  4. Hola María:
    Estoy preocupada por si te pasa algo. Te echo mucho de menos con tus preciosos artículos de tu jardín. Todos los días miro para ver si aparece algo y nada!!!!
    No sabes la pena que me da.
    Quizá alguno de tus muchos seguidores pueda informarme de que es lo que te pasa. Lo agradecería de veras.

    ResponderEliminar

Anímate a dejar tu opinión !! Tu comentario siempre será bienvenido