miércoles, 21 de junio de 2017

Tomates, berenjenas, pimientos, calabacines...comienzan a cuajar las flores!!

Con la idea de ver si las dos matas de calabacines que ayer trasplanté se habían recuperado, he bajado al huerto muy temprano. Esta mañana estaba fresco y brillante. El sol apenas había asomado por encima del horizonte y desde detrás de las celosías los rayos de sol bañaban la mayor parte de bancales. Todo el huerto estaba limpio, fresco y húmedo porque ayer se dedicó el día a eso, a su mantenimiento: desde la poda de las tomateras a la eliminación de hojas muertas o dañadas. Un buen abonado y un riego en profundidad.


Como os comenté en el último artículo, ayer nutrí los bancales con un fertilizante orgánico que ayudará a florecer y cuajar los frutos que ahora comienzan a producirse en todas las hortalizas.
Es un momento este bonito en el huerto. Todas las matas están creciendo con fuerza!! 
Las berenjenas son unas hortalizas que me parecen preciosas. Sus flores son más grandes que las de cualquier otra hortaliza. Han tardado un poco en empezar a crecer desde que puse en tierra los planteles pero en unos días comenzaron a florecer y algunas tienen ya pequeñas berenjenas en formación.
Ya llevo tres años cultivando una variedad que me parece exquisita. Son berenjenas blancas y resultan deliciosas al cocinarlas. No es precioso dejarlas reposar con sal para que suelten el líquido amargo. Son dulces y su piel no pica como las normales de color oscuro. Apenas tienen semillas y salen más suaves que las variedades habituales.

Esta primavera he probado con una matita de Berenjenas de Almagro. A ver qué tal se dan. De momento va tirando y ya tiene flores...
En cambio, las flores de los pimientos son chiquitas y mucho menos vistosas. A los pimientos no les pasa como a las tomateras que enseguida comienzan el crecimiento. Las matas de pimientos tardan un buen tiempo en "echar a andar". De hecho, desde que a comienzos de abrir puse en funcionamiento el huerto han estado como estancadas pero ahora ya están desarrollándose deprisa y la mayoría comienzan a producir flores. 

Incluso he visto esta mañana que había un guindilla vasca totalmente desarrollada. Demasiado desarrollada!! jajaja No me he dado cuenta de que estaba, tenía que haberla cosechado antes para evitar que se hiciera grande y picara. Pero bueno, la he arrancado de la pimentera y me la he llevado a casa con la idea de que acompañe un plato de lentejas que tengo pensado comer mañana.
Solo compré dos planteles de pepino y no sé qué ocurrió, la cosa es que de repente murieron las dos así que me he quedado este año sin pepinos jajaja He tratado de comprar planteles pero ya no hay a la venta. 
Hace un par de semanas me regalaron en el mercado del sábado un par de matas de calabacines. No quería aceptarlos porque ya tenía en los bancales otras dos y no somos muy de calabacín pero me insistieron tanto que no me quedó más remedio que aceptarlas.

Las coloqué cerca de las que había, sin tener muy claro que hacer luego con ellas. Ayer vi que estaban desarrollándose muy bien y no había sitio para tanta mata de calabacín así que decidí trasplantar las dos que me regalaron al lugar de los pepinos muertos en combate.
Esta mañana vi que apenas habían acusado el trasplante. Quizás luego a mediodía con el calor fuerte se lacien un poco pero espero que se recuperen enseguida.
Ayer entutoré las dos matas de calabacines que había plantado de antes. Son plantas de gran envergadura que con el peso tienden a postrarse sobre el sustrato de los bancales. Esto conviene evitarlo para reducir el riesgo de que contraigan enfermedades.
Es mejor comenzar a podarlas y a guiarlas lo antes posible. Al crecer tan rápido, se hacen grandes enseguida y luego, una vez han adoptado la posición horizontal es mucho más difícil levantarlas, incluso te arriesgas a que el tronco se tronche. 
Corté las hojas inferiores y levanté la mata de manera que el tronco principal vaya creciendo lo más vertical posible. Así iré guiándolas adosadas a un tutor clavado bien fuerte sobre el sustrato del bancal.
He visto que había flores macho y hembra y que algunos calabacines ya estaban formándose. Como he dicho no me gustan demasiado pero son tan bonitas sus flores y me parecen tan graciosos los pequeños calabacines cuando comienzan a formarse... :)
El verde es el color predominante en este momento. Todo es verde y sobre este manto resaltan algunas flores. Rosa 'Heathcliff' está refloreciendo y sus bonitas rosas destacan en este mar verdoso. Estas rosas son algo más pequeñas que las de la primavera y también de color un poco más chillón.
Es un rosal que no tenía claro dónde ubicarlo así que provisionalmente lo puse en un gran contenedor de barro y lo bajé al huerto y la verdad es que ahora ya no me apetece cambiarlo de sitio. Hace bonito contrastando sus rosas con las hortalizas. Verdad?
Sí, el huerto estaba lindo... tan limpito! Me gusta ver el sustrato de los bancales fresco y húmedo. Nada que ver con las horas centrales del día en tal es la temperatura que toma que me da la impresión a veces de que las raíces de las hortalizas van a dañarse creciendo en ese horno. Qué duro va a ser este verano... Hoy comienza técnicamente y llevamos ya días en que se llega a las temperaturas más tórridas del estío habitual.

Creo que he plantado demasiadas cebollas. Entre blancas y moradas me van a sobrar pero bueno, a alguien se las regalaré!! Están comenzando a "levantarse". He preguntado en el Grupo de Facebook al que pertenezco y por lo que se ve es habitual que cuando las cebollas empiezan a engrosar se eleven y lleguen incluso a sobresalir del nivel del sustrato.
Según me han dicho, a diferencia de los puerros que cuando esto sucede hay que aporcarlos (echar tierra sobre la base del tallo para taparlo con la idea de que haya la mayor cantidad de blanco posible) con las cebollas no hay que hacer nada.
Se trata de plantas bianuales que se cultivan en el huerto como anuales. Teóricamente el primer año se deben dedicar a engordar y sería en el segundo año (si no se cosecharan) cuando deberían florecer. No obstante Pilar me ha comentado que a algunas les da por florecer el primer año.
Cuando eso ocurre debe quitarse el pedúnculo floral tan pronto como se vea. Por eso he estado mirando a ver si veía algún rastro de floración y poder eliminarlo pero no, no había nada.
Según me han aconsejado no debo echar tierra encima aunque las cebollas vayan subiendo. Es lo normal. Incluso que lleguen a asomar claramente por encima del nivel del sustrato cuando están ya gordas y maduras para cosecharse.
Estoy impaciente!! Veo que la parte inferior de los tallos han engrosado mucho pero todavía quedan meses para que pueda recolectarlas.
Pero si por una hortaliza estoy más impaciente todavía es por los tomates. A ver si este año mi cosecha es algo más decente que en años anteriores.
Esta temporada he comprado planteles de muchas variedades y espero que sean productivas. Nos encanta el gazpacho y me hace una ilusión tremenda poder hacerlo con mis propios tomates.
De momento la cosa va bien porque algunas matas ya están en flor y unas cuantas ya tienen algunos tomates formándose.
Qué bonitos!! Algunos, como los tomates de Barbastro, tan gorditos y esa forma típica como con arrugas y otros tan redonditos y tan verdes todavía!!

Por cierto, los esquejes de tomateras que me regaló Pilar y que puse a enraizar tras dejarlos unos días en agua y que brotaran raíces los planté ayer en los bancales. Un poco apretujados los cuatro porque ya no me queda espacio para más hortalizas pero bueno... me encantaría que lleguen a producir ricos tomates. Esta mañana estaban tan frescos, sin síntoma alguno de haber acusado el trasplante. A ver si siguen así...
Nunca he cultivado de la variedad Corazón de buey Excellent así que me ha encantado ver que ya hay algunos madurando en las matas. Desde el inicio parece que ya adoptan la forma que tendrán cuando maduren.
El huerto me genera mucha ilusión. Las expectativas de cosechar mis propias hortalizas me encanta!!
Se me pasa el tiempo mirando y escudriñando las plantas en busca de flores y frutos incipientes... me sigue pareciendo maravilloso todo el proceso y no veo el momento de empezar a cortar hortalizas para llevarlas a la cocina... 
Feliz día, queridos lectores.
María.

Un abonado con fertilizante orgánico a las hortalizas de los bancales del huerto

Ayer fue un día de "puesta al día" del huerto. Suelo hacerlo un día por semana y ahora, en plena temporada no podemos perderlo de vista.

Las hortalizas están creciendo mucho y sobretodo las tomateras no conviene que se nos desmadren. Eliminar los chupones nos ayudará a guiarlas mejor verticalmente. Además, al tener menos hojas las matas estarán más aireadas.
Igualmente hay que ir atando a los tutores el crecimiento según va produciéndose.
Una limpieza a fondo de cualquier hoja seca, con signos de plagas o enfermedad es imprescindible para mantener una buena higiene en los bancales.

Igualmente se eliminaron las malas hierbas que crecen entre las distintas hortalizas para que no les resten energía ni ayuden a favorecer las plagas.
Tomates, pimientos, berenjenas, cebollas...todo está en pleno crecimiento y precisa de nutrientes. Aunque el suelo se preparó muy bien antes de comenzar la temporada y se le aportó mucha materia orgánica en forma de estiércol y se removió superficialmente, el crecimiento de las hortalizas va gastando los nutrientes y se hace preciso aportar elementos que en este momento del año precisan para que tengan un desarrollo correcto.
No es el momento de poner fertilizantes que tengan mucho nitrógeno porque no nos interesa que produzcan muchas hojas y tallos si no que lo que buscamos es que florezcan, que cuajen los frutos y que engorden.

Ya sabéis que no uso químicos en mi huerto así que ayer tras una limpieza exhaustiva de todos los bancales eché un puñado de un buen fertilizante orgánico a cada mata.
Puse un abono orgánico de origen animal cuyos componentes procedentes del compostaje de restos de pescado. Se trata de un fertilizante con un aporte completo en cuanto a nutrientes aunque con una proporción NPK baja (2,5/3,5/2) y que contiene también bioestimulantes que aumentan la actividad vegetal.
Los abono orgánicos fomentan la actividad microbiana del suelo y este en concreto incorpora aminoácidos y vitaminas.
Es la primera vez que lo uso. Veremos los resultados. En todo caso la gran ventaja de los abonos orgánicos es que es prácticamente imposible que las plantaciones se "quemen" como puede ocurrir con un fertilizante químico.
Siempre es conveniente regar bien antes de abonar, así, luego, se distribuirá mejor el abono.

Una vez drenada el agua esparcí un puñado del abono alrededor de cada mata tratando de que el polvo no cayera sobre la base de los tallos.


A continuación un buen riego muy despacito, con la manguera con poca presión para que el abono se filtrara justo sobre las raíces.
Esperemos que estos nutrientes ayuden a tener una buena cosecha.