lunes, 12 de junio de 2017

Lagartija colilarga (Psammodromus algirus)

Como en la mayoría de jardines, también en el mío hay muchísimas lagartijas. Sin embargo no me pareció ésta como las que suelo ver todos los días. Buscando en Internet imágenes que se le parecieran, diría que esta es una lagartija colilarga (Psammodromus algirus).
Y tan rabilarga!! De tamaño bastante más grande que el que suelen tener las más frecuentes y con la garganta y los laterales de la cabeza de color anaranjado en el caso de los machos cuando están en celo.


Afortunadamente he leído que estas lagartijas pueden emitir chillidos... Virgen del Amor Hermoso!! Antes de enterarme si oigo un chillido entre las plantas me da algo!! jejeje



Por cierto....preciosas sus escamas carenadas. No? ;)
Feliz tarde de lunes. 
María.

Reproducir tomateras mediante esquejes

El sábado pasado vinieron a pasar el día en casa unos amigos. Me trajeron varias plantas de regalo y también un unos chupones de tomateras cultivadas en su huerta.

Para quién no sepa qué son chupones de tomateras podemos decir que son los brotes que surgen en la axila de las hojas de los tallos principales. Normalmente se aconseja ir eliminando según salen para que la tomatera desarrolle mejor el tallo principal y no genere tanta vegetación con lo que sería más difícil que la planta tuviera una ventilación correcta. Pinchad en el enlace si queréis leer el artículo que trata sobre la poda de las tomateras.

Estos chupones que normalmente eliminamos, podemos aprovecharlos para reproducir una tomatera y plantarla en otro lugar o, como es mi caso, regalarlo a amigos.
Los brotes (chupones) pueden plantarse directamente en un contenedor con sustrato que retenga bien la humedad y tenga un perfecto drenaje pero a mí me acosejaron dejar los esquejes por unos días en un vaso con agua para permitir que antes de plantarlos generaran raíces y con ello facilitar el arraigo en tierra.

Así lo hice el sábado, tan pronto me los dio Pilar los metí en agua y así estaban hoy tras nueve días.

Como podéis ver han desarrollado abundantes raíces blancas. Parece ser que no conviene dejar los esquejes demasiado tiempo en agua.

Esta forma de reproducir las tomateras, como veis, no tiene misterio ni dificultad alguna.
He preparado una mezcla de fibra de coco y abundante humus de lombriz con un poco de vermiculita que el sustrato permanezca húmedo por más tiempo.
Y... como cualquier esqueje: Rellenar el contenedor, regar en profundidad y esperar a que drene. Practicar un orificio en el sustrato previamente a meter el esqueje para facilitar la entrada y que no dañar las raicillas. Compactar ligeramente el sustrato del contenedor y regar una pizca más.
Los primeros días hasta que se generen más raíces ya dentro del sustrato, es imprescindible que éste permanezca muy húmedo todo el tiempo, hay que pensar que estas primeras raíces que han brotado del esqueje son extremadamente finas y pequeñas y que debe ayudarse al esqueje con una hidratación constante para que pueda prosperar con tan pocas raíces como tiene de momento.

Los he dejado a la sombra durante unos días. Cuando vea que están arraigados y empiezan a crecer los llevaré unos días a alguna zona dónde les dé un poco de sol y pasado un tiempo de adaptación los plantaré en los bancales del huerto.
Según me han dicho al haberse plantado más tarde, estas tomateras empezarán a dar fruto también más tarde y estarán haciéndolo hasta que venga el frío del invierno. Es posible que los últimos tomates que se cosechen les cueste madurar pero pueden recolectarse y dejar que maduren en casa o incluso usar estos últimos tomates verdes para encurtirlos.
Quizás esta forma de reproducción es preferible realizarla al inicio de la temporada del huerto y así la tomatera podría tener más tiempo de madurar y llegar a producir tomates más pronto.
Ya os contaré el resultado.
María.

Monarda fistulosa Var. 'Menthifolia' (Bergamota salvaje)

Hoy os traigo una perenne que me parece adorable, Monarda fistulosa Var. 'Menthifolia'. De otro híbrido (Monarda 'Prärienacht'os hablé en el otoño de hace dos años. En aquel artículo os comentaba las condiciones idóneas de cultivo de manera que si alguien tiene interés en conocerlas puede pinchar en el enlace.

En esta ocasión tan sólo quería mostraros sus bellísimas inflorescencias a modo de penachos de color violeta oscuro. Agrupadas en el tercio superior de las ramas, Monarda fistulosa Var. 'Menthioli' forma matas erectas que aunque algunas páginas de viveros europeos hablan de 60 cm al menos en mi jardín alcanza sin dificultad los 90 cm de alta y unos 60/65 de ancho.
Me encanta las brácteas bajo los verticilos que forman sus flores. Los de esta variedad en concreto destacan por lo vistosos.
A todos los jardineros nos encantan las flores. Sin duda pero las plantas nos pueden proporcionar mucho más que flores. De hecho ubiqué en en lugar dónde crece esta bergamota precisamente no por sus flores, que son preciosas, si no por su aroma. 
Esta curva del camino que se inicia tan pronto se traspasa el portón de entrada al jardín trasero es una zona de constante paso para nosotros y resulta una delicia aspirar el delicioso aroma que desprenden sus hojas.

Si se frotan entre los dedos la fragancia es más intensa pero sin necesidad de tocarla la mata desprende un aroma claramente perceptible al pasar a su lado.
No observo grandes diferencias entre Monarda didyma y esta Monarda fistulosa var. 'Menthifolia' salvo las llamativas brácteas de esta última y que sus flores son de un color quizás más brillante, algo más intenso.

Las bergamotas resisten perfectamente las heladas que suelen producirse en mi zona (La Sierra Oeste de Madrid) y tiene un largo período de interés dado que sus inflorescencia siguen siendo bonitas cuando se secan y como os comenté en el otro artículo yo suelo dejarlas sin cortar. También es cierto que permitir que las flores fructifiquen sobre la planta no es un modo de animarla a seguir floreciendo.

También las necesidades de cultivo son iguales para las dos. Una ubicación pleno sol/semisombra, suelo con bastante materia orgánica pero sobretodo no dejar secar el terreno dónde crece, especialmente en verano.
Me parece una perenne ideal para mezclar con arbustos o incluso otras vivaces. Además tiene una ventaja, los tallos son suficientemente rígidos como para mantenerse erguida sin precisar tutores para sostenerla. A diferencia de las variedades antiguas, los híbridos que se ofrecen en el mercado no son tendentes a contraer enfermedades ni plagas.