miércoles, 31 de mayo de 2017

Cómo limpiar cola adhesiva antihormigas de los troncos de los árboles

Durante la segunda quincena de abril observé que muchas hormigas subían por el tronco de mi Tilia cordata

Para evitar que el número de pulgones aumentara con los cuidados de las hormigas, traté de buscar un medio de control ecológico contra esta plaga y probé la cola adhesiva contra roedores y hormigas.
En la hora en que se me ocurrió!! Eficaz lo es, sin duda. porque ni una hormiga volvió a traspasar la zona encolada. El problema es el aspecto horrible del tronco recorrido por los chorretones de la cola que va descendiendo por su propio peso, pringando todo el tronco.

Pero hay más, a las pocas horas de poner la cola, ya digo, todo el tronco estaba lleno de chorretones y sobre ellos, había infinidad de moscas e incluso alguna mariposa pegada a la cola.

La verdad es que por muy eficaz que sea la visión de un tronco lleno de insectos muertos algunos de ellos nada dañinos para el jardín no me hizo ni chispa de gracia.
Toda la corteza estaba totalmente pegajosa. Creí que cuando pasaran unos días, se formaría una especie de capa con menos poder de adhesión y que podría despegarla simplemente tirando de los extremos.
En absoluto!! Seguía líquida y tan pegajosa como el primer día. Estaba claro que debía encontrar un sistema para limpiar esta cola y busqué en la Red. No encontré ninguna página que hablara en concreto de la forma de eliminar esta cola pero sí otros adhesivos. Así que por probar pensé que no pasaría nada.
No recuerdo exactamente dónde lo vi. Creo que era en uno de estos lugares de "remedios" caseros. 
Tomé un barreño con agua jabonosa y con una esponja de las que rascan un poco froté bien la corteza enjuagando a menudo la esponja. El proceso me pareció, permitidme la palabra "asqueroso"!! Toda la esponja literalmente llena de moscas!! Puag... Cambié el agua varias veces hasta haber eliminado todos los insectos y alguna parte de la cola que se quedaba adherida a la esponja.

A continuación, rodee la zona alrededor del tronco con varias capas de papel de cocina y empapé otra esponja limpia en vinagre de vino blanco (la otra la tiré porque me resultó imposible limpiarla además de que me daba asco, esa es la verdad).

Con cuidado, ya que me dio miedo que el rato que llevaba frontando el tronco con el agua jabonosa y ahora con vinagre, hiciera que la corteza del árbol se reblandeciera y se dañara. Así que ya digo, froté pero con cuidado de no apretar en exceso.

El papel lo puse por el vinagre a chorro que caía con la idea de que no me acidificara el suelo dónde crece la Tilia cordata.
Me animé a ver que la esponja iba "agarrando" trozos de cola y otra parte se iba disolviendo con él. 
Dejé de frotar cuando no sentí el mordiente del adhesivo sobre mis dedos y pensé que había eliminado totalmente la cola. 

Pero no, cuando a las horas fui a comprobar como estaba la corteza, ésta todavía presentaba un tono más oscuro allí dónde había habido cola y estaba todavía algo pegajosa. Ni mucho menos que cuando puse la cola pero del todo no se quitó.
Una amiga, Cruz Tolosa, me habló de la efectividad de esta tierra de diatomeas contra las hormigas que suben por los troncos de los árboles así que a continuación rocié bien el acolchado alrededor del tronco con una cantidad generosa de esta tierra (escribiré un artículo sobre este producto en breve) y esperé acontecimientos.
Según Wikipedia esto es la tierra de diatomeas:
La diatomita o tierra de diatomeas — también conocida como DETSSdiahydrokieselguhrkieselgur — es una roca sedimentaria silícea formada por micro-fósiles de diatomeas, que son algas marinas unicelulares que secretan un esqueleto silíceo llamado frústula.Sirve también como pesticida natural no venenoso, sobre todo, en la agricultura biológica: la ingestión de partículas de sílice causa lesiones en el tubo digestivo; la fijación sobre el cuerpo de los insectos les causa también lesiones que implican su muerte por deshidratación.
No quise frotar más veces en los días siguientes por eso, por temor a dañar la corteza, y preferí esperar un par de semanas a ver qué ocurría.

No he querido colgar este artículo hasta comprobar los resultados de la limpieza con vinagre y así poder contar aquí. Observé durante los días sucesivos y no, no vi más hormigas subiendo. No sé si porque había pulverizado toda la copa del árbol con mucha presión con la manguera y había eliminado buena parte de los pulgones o por efecto de la tierra de diatomeas. La cuestión es que no he visto más hormigas formando caminos subiendo por el tronco.
Aunque como os comento el vinagre no eliminó del todo la cola y la corteza estaba un poquillo pegajosa, es tan poco que no se han pegado más insectos en su vuelo al acercarse al tronco. Lo cual me llena de alegría porque al menos ha desaparecido el terrible aspecto que presentaban pegados a la cola.
Con el riego aplicado por mí con la manguera en días sucesivos y con la propia lluvia que ha caído desde entonces, la tierra ha desaparecido de  manera que si es efectiva contra las hormigas será repitiendo el tratamiento cada vez que llueva o caiga agua.

No sé si simplemente dejaré así el tronco, sin hacerle más o quizás en unos meses, si veo que al tocar con las yemas de los dedos sigo notando algo de mordiente, vuelva a darle con vinagre. De momento las hormigas no están y los insectos no se pegan. Así que por ahora el problema está resuelto.
Que paséis buena tarde, queridos lectores. :)
María.