miércoles, 3 de mayo de 2017

Cómo hacer una celosía para rosal trepador de forma rápida y económica. Tutorial

La pared de la casa sobre la que crece Rosa 'Penelope' está orientada completamente al sur. Esta orientación exacta animó hace muchísimos años al padre de mi pareja a incrustar en ella un precioso reloj de sol de cerámica. Por las connotaciones sentimentales, por lo antiguo y porque en realidad me parece bellísimo, no me gustaría que quedara oculto con los rosales.


Se trata de un rosal que aunque todavía es joven porque lleva solo tres años creciendo en mi jardín, es de suponer que crecerá mucho más. Tiene una vegetación espesa y el peso de cada rama es considerable.
Un rosal de estas características cuando es adulto tiene un peso considerable de ahí que requiera para su soporte una celosía muy robusta que sea capaz de sostenerlo y a la que anclar si peligro el rosal según vaya creciendo.

No sé lo que llegará a crecer este rosal. En todo caso ahora me conviene poner una celosía que sostenga las ramas ahora. Si veo que el rosal con el tiempo se le va quedando "pequeña" la celosia en altura, no tengo más que sujetarla en lugar de en el primer tramo hacerlo en el segundo y así la subiría más de treinta centímetros. 
No quería una celosía refinada. Quería una celosía de un estilo más bien rústico. Sólida. Fuerte. Algo en la línea de mi jardín.
Tampoco quería complicarme la vida. Nada que implicara horas y horas de trabajo o una labor meticulosa. Ya digo, me apetecía poner en esa zona sobre la pared algo rústico, con un aire natural y sencillo. Creo que esta rosa es sencilla y me apetece ver mi rosal al lado de cosas con el mismo aire, nada sofisticado!!

Estas eran mis necesidades y no me apetecía comprar una celosía de  madera como las que tengo en el huerto primero porque son carísimas y segundo porque me taparían el reloj. No suelo ver en los viveros que frecuento gran variedad de celosías robustas así que algo había que ingeniar.
Se me ocurrió primero hacerla con postes de madera tipo el que usé para hacer un soporte para rosal trepador y que os mostré no hace mucho. Os acordáis? Ena un trípode formado por tres postes y atados con soga gruesa en la parte superior.
Unos postes como aquello pero más delgados me hubieran venido de perlas pero cuando fui al vivero no había del grosor que yo precisaba. Mi gozo en un pozo!! En la zona de productos pasé por delante de las herramientas y había amontonados mangos de un buen largo para mis pretensiones. Tenían 155 y unos 3 cm de grosor, unas medidas idóneas para lo que yo precisaba. Aunque en uno de sus extremos estos mangos se adelgazan para meterse en las embocaduras de las herramientas, no me importa. Creo que cuando el rosal crezca ni se notará. Al final, después de pensarlo un poco, me decidí a traérmelo.
Como digo mi idea era fabricar una celosía muy sencilla, muy fácil de construir y que no me llevara más que unas horas el hacerla. Ah!! Y por supuesto, que me resultara barata jajaja :D
Para construirla tan solo he utilizado mangos de herramientas, un rollo de cuerda sisal, bridas, lasur y como herramientas unas simples tijeras, un rotulador, guantes de goma, brocha, tijeras, cinta de medir.

Lo primero que he hecho es teñir y proteger a la vez los mangos con Lasur.
Inicialmente pensé en hacer unas señales en los mangos para establecer los puntos en que debían cruzar los horizontales con los verticales pero luego vi que eso era muy complicado y dificultoso así que se me ocurrió otro sistema mucho más rápido.
Cogí una caña del huerto y marqué en ella las medidas exactas de los puntos de cruce. Inicialmente con la marca de un rotulador y luego rodee las marcas con bridas.


Lógicamente las marcas tenía que establecerlas teniendo en cuenta que la celosía se iba a componer de cinco mangos verticales y cinco horizontales. Para poder cruzar los de los extremos necesitaba unos centímetros así que a los 155 iniciales les resté 10 cm de un lado y otros 10 del otro. Quedaba por tanto 135 cm para distribuir entre los cuatro espacios de los cinco postes. Por tanto entre poste y poste debería haber 33,75 cm. De perogrullo!!

Coloqué primero los cinco mangos verticales poniéndolos a ojo aproximadamente. 
Con bridas sin apretar sujeté el primer mango horizontal. Sobre él coloqué mi caña con las señalizaciones y no tuve más que ir atando con bridas cada mango vertical en el punto del mango horizontal que marcaba mi caña con las señales.
Así fui colocando el resto de postes horizontales hasta completar los cinco. Asesorada en todo momento con el buen criterio de mi Iker jejeje :P Tumbado a mi lado iba dándome las instrucciones y su parecer!!

Una vez me aseguré que todos los postes (verticales y horizontales) estaban colocados con las medidas correctas para que todos los cuadrados quedaran de la misma medida, apreté las bridas. 
Aunque en las fotografías podéis ver bridas verdes luego ha resultado un error usar este color porque cuando empecé a atar los cruces de los postes con sisal quedaban en algunas zonas a la vista así que sustituí las bridas verdes por unas negras mucho más fáciles de disimular.

Como podéis ver en las fotografías coloqué la cabeza de las bridas en las esquinas de modo que sobresalieran lo mínimo posible de los mangos para que fuera fácil cubrirlas con las cuerdas.

El siguiente paso era atar los cruces. Era importante que el inicio de la cuerda quedara bien sujeto para evitar que con el tiempo se deshaga la atadura. El inicio de la cuerda lo metí a presión bajo la brida para que quedara firmemente cogido. Volví a rodear la brida con la soga tirando e intentando que el extremo se quedara prendido con la cuerda. No lo estoy explicando bien!! Creo que es mejor que miréis las fotografías si alguien se anima a hacerlo. ajajjaj Qué difícil es explicar esto!

 

A partir de ahí rodee los cruces de los postes con tres o cuatro vueltas formando una diagonal. 


El extremo final lo anudé como pude procurando que no se viera demasiado y metí con la ayuda de una aguja de ganchillo el final del todo tratando de disimularlo dentro de la atadura.

Pensé que así quedaría bien pero luego miré la celosía y la verdad, aquellas ataduras tan nuevas, tan limpias, tan blancas...uffff No. No me gustaban así. Necesitaba que las sogas destacaran menos así que diluí un poco de Lasur con algo de agua y con una brocha las he teñido un poco. Mucho mejor así!! Verdad?


Y listo!! Mejor, lista la celosía...tres taladros en la pared para sujetarla a la pared y dos más abajo para que no esté del todo colgada y no se mueva horizontalmente. 


Unos buenos arañazos en las manos para meter la celosía tras el rosal y colocar como he podido las ramas del rosal.

No he querido manipularlo demasiado porque la vegetación está demasiado tierna y me da miedo que se rompa. Hoy sólo he atado dos o tres ramas, las más importantes y no he querido hacer más. De momento iré atando el crecimiento de esta temporada a ella y luego, cuando llegue el momento de la poda lo desataré para colocarlo bien.
Tampoco quiero que esté muy "encorsetado". Quiero que crezca un poco a su aire aunque esté sujeto a la pared pero dejándolo "respirar" y no forzar la posición de las ramas para conservar su naturalidad.

Creo que ha quedado bien. En todo caso cumple las necesidades que yo tenía, sólida, fuerte, fácil de hacer, de rápida ejecución y barata. Y sí, además creo que está más lindo ahora esta esquina de la casa y para mí será mucho más fácil conducir mi precioso Rosa 'Penelope'.

Gracias por leerme, queridos lectores :)
María.