lunes, 25 de septiembre de 2017

Cómo secar (deshidratar) al sol los tomates que nos sobran del huerto

Tengo las matas de tomates cargaditas! Ya no sé a quién regalarle más tomates y a mí me van a salir ya por las orejas jajajaja
Esto tiene el huerto, que se pasó julio sin pena ni gloria en lo que hace a la producción de tomates y ahora es un no parar. Estoy contentísima porque es el primer año que puedo decir que tengo una estupendísima cosecha. Hasta ahora mis resultados habían sido bastante mediocres en cuanto a cantidad, la verdad. En agosto comenzaron a madurar unos magníficos tomate de los que conocemos como "tomate rosa". Que cosa más rica!! de piel preciosa y con un corazón rojo, carnoso, sabroso...ummm No hay ni una noche que no pique uno o dos y con unos granos de sal gorda y un buen chorro de aceite de oliva virgen pasan a constituir la parte fundamental de la cena.


Podéis ver en las fotografías que hay de bastantes variedades. Para secar da igual. Los que tengáis de sobras en el huerto os darán estupendos resultados.
Me encanta!! Saber que los he cultivado yo, con mi trabajo, con mis cuidados es algo que no tiene precio. Seguramente salen más caras las hortalizas que se cultivan en el huerto que si las comprara. Sin duda. Pero no hay color!! Mis hortalizas no tienen insecticidas químicos, no uso fungicidas que no sean ecológicos, no tienen más que abonos naturales, materia orgánica a mansalva, agua y sol...y mimos!! Así saben ellos...y así huelen!!

Espero al atardecer, para que se atempere el huerto. No me gusta coger los tomates calientes. Prefiero dejarlos enfriar antes de subirme los que vaya a usar en la cena. 
Qué gusto poder entrar en el huerto y ver como van madurando. Elegir los que más me gustan, los más maduritos y dejo los otros que se sazonen como tienen que madurar los tomates, en las matas!! Nada de cámaras frigoríficas. Lo cierto es que pueden salir más caros, sí, pero creo que son un lujo que merece la pena.
Cual es el inconveniente? Pues que los tomates maduran cuando les da la gana jajaja Ha habido semanas que había muy pocos y podía ir comiendo la cantidad que producía el huerto y otras, como ahora, que las matas están cuajadas de frutos rojos y que salvo que estuviera todo el día comiendo tomates no sería capaz de terminarlos.

La verdad es que lo que no quiero es entrar embotados, conservas, etc. Ya tengo demasiado trabajo como para complicarme más la vida y no, no me apetece nada armar la de Dios en la cocina y ponerme a guardar botes y botes de tomates para el invierno con el trabajo que da hacer estas cosas. 
Pero está claro que ni por asomo se me ocurre tirarlos!! Sería un pecado! Procuro hacer muchísimo gazpacho que no hace falta decir lo rico que sale con estas hortalizas. Hago más de lo  que precisamos y luego lo llevamos a familiares de Madrid o a mi hija, regalo tomates a mi ayudante de jardinería y cuando ha estado Eduardo aquí con su madre y sus hijos, les he ido dando algunas hortalizas pero esta semana lo tenía fatal y había demasiado como para el consumo de mi casa. Algo había que hacer con este excedente así que se me ha ocurrido conservarlos de un modo que no da trabajo ninguno que resultan deliciosos: Secarlos al sol.
Además de los tomates rosa, también han sido nuevos para mí este año los conocidos como "corazón de buey", más jugosos que los rosas y que no sé si están más o menos buenos porque las dos variedades me encantan.


Estas dos variedades están produciendo tanto este año que me arrepiento de haber puesto cuatro matas de tomate de pera porque son los que menos me llaman la atención y los que me resultan menos espectaculares en ensalada así que muchos de los que hoy he puesto a secar al sol son de estos. También me están produciendo una cantidad ingente las dos matas de tomates cherry, tantos que a pesar de que me los como como golosinas sin aderezar nada, directamente cogidos de las matas mientras trabajo en el huerto, es tanta su produción que voy a probar hoy a ver qué tal quedan secos. Imagino que serán una diminutez el resultado pero mejor que tirarlos...verdad?
Si alguno de vosotros no conoce estos tomates secos o no los ha comido nunca os comento de qué forma se puede utilizar en la cocina.
En colmados y grandes superficies podréis ver pequeñas bolsas de tomates deshidratados (que por cierto, no están secados al sol sino deshidratados con medios como hornos) o incluso conservas de estos tomates en aceite con los que podemos preparar unos deliciosos aperitivos simplemente colocados sobre un trozo de queso manchego sobre una rebanadita de pan ummmm!! Este sistema además del poco trabajo tiene la ventaja de que no es preciso baños maría, ni demás mandangas. Se secas y pueden conservarse meses y meses en simples botes de cristal guardados en la despensa en un lugar fresco y oscuro.
Incluso si tenéis demasiada cantidad y se nos están secando ya demasiado, pueden pulverizarse en un robot de cocina tipo Thermomix o cualquier otra trituradora hasta convertirlo en polvo que puede usarse en salsas, sopas, etc ya que una cucharada de este tomate proporciona un aroma y un magnifico sabor a los platos.
Con ellos podemos confeccionar estupendas sopas o usarlos en los sofritos si previamente los hemos vuelto a hidratar dejándolos en agua unas horas. También podemos conservarlos en aceite y aunque hay quién dice que pone los tomates secos directamente con el aceite yo creo que salen mucho mejor si una vez secos los dejamos en remojo unas horas para que vuelvan a hidratarse un poco, los secamos y luego sí, luego rellenamos en bote con un buen aceite de oliva virgen al que podemos agregar unos dientes de ajo o alguna aromática como tomillo, pimienta fresca, romero o albahaca.
Bueno, si a vosotros os pasa igual, que vuestro huerto algunas semanas os da más frutos de los que podéis consumir o regalar, aquí os describo el proceso de secado al sol:
1.- No tenéis más que coger los tomates sobrantes, lavarlos bien en agua fría y secarlos.

2.- A continuación sobre una bandeja los cortamos por la mitad y los rociamos con abundante sal gorda. Tranquilos porque habitualmente estos tomates se consumen volviendolos a rehidratar y por tanto en el tiempo que permanecen en remojo pierden buena parte de la sal.



3.- Para que los tomates se sequen correctamente y no se produzcan podredumbres es necesario que el aire circule perfectamente a su alrededor, tanto por arriba como por abajo. De manera que no nos valdría ponerlos directamente en una mesa. Las zonas de contacto terminarían pudriéndose. 
Podéis usar cualquier superficie que permita la aireación, yo he usado un trozo de tela plástica con agujeritos bastante pequeños que tenía por ahí y que me sobraba pero podéis utilizar también tela de sombreo por ejemplo.


La cosa está en conseguir que la tela o la malla permanezca en tensión horizontalmente sin tocar ninguna superficie para que el aire circule por abajo. En mi caso simplemente he atado en varios puntos la tela por sus cuatro lados a unas cañas de las que se usan en el huerto como tutores formando así una especie de bastidor.
Este bastidor lo he colocado de manera que apoyara sus esquinas en cuatro sillas. No se puede decir que el invento sea muy sofisticado pero bueno, me vale para el propósito que pretendo.
Si el año que viene preciso volver a secarlos inventaré algo menos cutre y más "especializado" jajaja Algo así como un bastidor de madera cruzado cada 15/20 cm por un travesaño formando una cuadrícula interna. Si coloco unos soportes en las esquinas a los que pueda prender la malla o las telas que ponga sobre los tomates creo que quedará perfecto. Ya veremos el año que viene...
Esta vez me ha cogido por sorpresa, he bajado esta mañana al huerto y al ver la cantidad de tomates que había la verdad es que no he tenido tiempo de hacer algo mejor terminado. De haber estado más atenta hubiera hecho un bastidor con más cañas en medio. He visto que al tener sujeción solamente en los bordes del cuadrado de tela plástica, el peso de los tomates según iba colocándolos hacía ceder un poco la tela...en fin, esta vez, ya digo, ha quedado así. La próxima vez lo haré mejor.
4.- Bien, una vez colocadas las mitades de tomates unas al lado de las otras en teoría solo tendríamos que esperar los días suficientes como para que se deshidraten totalmente. Eso sí, la malla la deberemos colocar en la zona del jardín que reciba más horas de sol.
Yo la he puesto delante de la fachada sur de mi casa que como no tienen sombras ninguna de árboles los tomates tardarán pocos días en secarse porque recibirán muchísimo sol.
Lo que tardan en estar secos depende de las temperaturas y de la humedad ambiental. Lo ideal es hacer esto en verano pero claro, yo en pleno verano no he tenido excedente, lo tengo ahora.
No sé si los pájaros, al tener sal los tomates, llegarían a picotearlos pero por si las moscas, he colocado una tela de las que se usan en los árboles para proteger la fruta y la he tensado de manera que quedara un espacio entre los tomates y la malla para evitar que los pájaros se posen y ensucien los tomates.
5.- Durante el verano para probar a ver qué tal quedaban puse a secar unos pocos, solo como prueba, ya digo. Quedaron estupendos y no vi que ni moscas ni insectos se posaran sobre ellos, quizás por la sal, no lo sé. Si mañana veo que los insectos se acercan a los tomates pondré sobre la red una gasa fina que permita pasar la luz del sol pero que impida posarse moscas y demás. De momento durante esta tarde que he ido observándolos no se ha dado el problema. A ver mañana qué tal sigue la cosa y según vea colocaré o no la gasa.
6.- Se me hace demasiado incómodo retirar los tomates cuando el sol se va para impedir que la humedad de la noche vuelva a humedecerlos así que durante la noche los cubro con una tela por encima simplemente prendida con unas pinzas de la ropa. Esta tela que impide que la humedad caiga sobre los tomates la retiro por la mañana.


Y ahora a esperar una semanita o, depende del calor que haga, quizás un poco más.
7.- Cada día hay que ir vigilándolos y comprobar que no hay ninguno que comience a pudrirse. En ese caso retiraríamos el tomate estropeado para que no se pudran los que están al lado. Según vayan perdiendo volumen irá quedando más espacio entre ellos y podremos recolocar los que ahora están un poco tumbados.
A medida que se deshidratan la piel va arrugándose, retorciéndose a veces hacia dentro de manera que cubre parte de la carne. Cuando esto ocurre en algunos tomates yo prefiero aplanarlos un poco e ir abriéndolos con los dedos hacia fuera para que el interior quede bien expuesto al sol.
En los días sucesivos irán perdiendo muchísimo volumen. Pensad que es un fruto que tiene una proporción de agua muy alta. Aunque hoy parece que hay muchos tomates, al finalizar el proceso, habrán reducido tanto que el producto final no serán una cantidad extraordinaria.

8.- No conviene meterlos en botes de cristal si no estamos totalmente seguros de que están absolutamente deshidratados. La poca humedad que conservaran, dentro del bote sin ventilar, produciría moho. Por eso es mejor una vez que los saquemos de la malla dejarlos en la despensa en cestas o recipientes en los que puedan seguir ventilándose unos días más hasta meterlos al final en botes, latas herméticos.
Este es el aspecto que deben de tener antes de guardarlos definitivamente. Esto son unos tomates que sequé en pleno verano por hacer una prueba y la verdad es que ni se me han enmohecido ni se han estropeado. Me han gustado mucho al usarlos en la cocina así que me he animado a hacer esta vez en más cantidad.

Espero que os parezca interesante este sistema de conservación que a mí me parece tan fácil, tan rápido y que proporciona un producto con un sabor peculiar que solo tienen los tomates conservados de este modo.
Feliz semana, queridos lectores!! :)

domingo, 23 de julio de 2017

Una buena receta de Berenjenas de Almagro

Estamos en tiempo de berenjenas y en concreto la Solanum Melongea var. Dealmagro (Berenjena de Almagro) está ahora ya empezando a cosecharse.
A veces tenemos hortalizas en el huerto que por no ser muy comunes no sabemos muy bien como preparar.
Os pongo aquí un vínculo para que si os animáis a preparar las que estáis cosechando en vuestros huertos podáis tomarlas encurtidas y que por mucha cantidad que os den las matas podáis conservarlas durante muchísimo tiempo.
Son fáciles de hacer. De verdad. Y preparadas así están muy, muy ricas...
Es una receta de mi blog "Con María en su cocina" que he publicado hoy. Hoy he publicado allí la última receta: "Cómo preparar deliciosas Berenjenas de Almagro con su aliño".
Espero que os guste.
Pasad buen fin de semana, amigos.
María.


viernes, 21 de julio de 2017

Por fin empezamos a cosechar tomates!!

Hay días que una no tiene ganas de hacer algunos trabajos en el jardín o el huerto. Llevaba días ya que no ataba las tomateras a los tutores y habían crecido demasiado. 
Estaba un poco desanimada con los tomates. Hay tomates verdes en las matas pero no veía la hora de que maduraran para poder cosecharlos.
Empecé por el bancal más próximo al portón que da acceso a la zona central del jardín porque aún estaba en sombra y fui avanzando. En el cuarto...Sorpresa!! Por fin había algunos maduros!!

Varios de pera, algunos cherry y uno rosa que no me acordé de colocar en el plato, encima de que era el más bonito y gordo. Cachis! jejeje
No son perfectos, ni iguales, ni son los tomates más bonitos del mundo jajajaja Pero a mí me dio igual. Me subí a casa. Serían como las diez. Los puse bajo el agua fresca del grifo. Un plato, un chorro generoso de aceite de oliva virgen extra, unas escamas de sal Maldon...y un pellizco de pan. Bajé con ellos de nuevo al huerto y me dispuse a darme un homenaje allí sentada, mirando mis tomateras mientras me los comía. Un rato de placer lento, pausado, degustando despacito. Trate de encontrar aromas en los rincones de mi paladar...y los hallé!!
Hay placeres tan sencillos pero que reconfortan tanto el alma...
Unos simples tomates dan para eso? Pues sí. A mí sí. Porque no son unos simples tomates. Son los míos. Los primeros que he logrado esta temporada a base de mi trabajo y mis cuidados. A pesar del granizo, del calor infernal de algunos días, de la lluvia torrencial y por supuesto, en paralelo con mi lucha contra mi ignorancia sobre el cultivo de hortalizas y con el permiso de la Naturaleza.
Tenían que saber a Gloria. Y sabían a eso... 
;)
María.


"Jardineros", un artículo que invita a la reflexión el de Marcos Díez

Acabo de leer un magnífico artículo. Lleva por título "Jardineros" escrito por Marcos Díez y publicado el 23/06/2017 en ELDIARIO.ES - CANTABRIA.
No he logrado ver cómo compartirlo aquí en el blog. Tampoco he localizado un modo rápido y fácil de contactar con su autor para pedir permiso para copiar y pegar aquí su contenido. Como no tengo tiempo de estar escribiendo correos a la dirección del diario y esperar su respuesta, os he puesto el vínculo arriba y solo puedo animaros a que lo leáis porque invita a la reflexión.
Me ha parecido un estupendo artículo!! Está preñado de sabiduría. Cuánta verdad recoge... Y sí, es cierto, un jardín no  es "Naturaleza" exactamente, es más bien un lugar dónde se pretende una Naturaleza "domada". Logramos subyugarla a veces pero con los años uno aprende (o debería) que cuánto más se está de su parte, mejores son los resultados. Lo contrario es una lucha perdida de antemano que solo el jardinero novato aspira a ganar. Ella siempre gana...a la larga o la corta. Siempre gana y se impone. Quizás es hora de empezar a cambiar nuestro concepto de jardinería y ser más conscientes de que  las reglas del juego no las ponemos nosotros...
Buen fin de semana que ya casi comienza...
María.
Jardin de fleurs - Gustav Klimt

jueves, 20 de julio de 2017

Cómo se podan las glicinias (Wisteria) en verano. Tutorial.

Muchas veces se produce esta situación: Nos situamos frente al monstruo en que se ha convertido aquella ramilla de apenas metro y medio que plantamos hace no muchos años. Es un mar de ramas entrelazadas, el crecimiento se desborda hacia zonas que no teníamos pensado cubrir con nuestra glicinia. Para colmo se ha entrelazado con la estructura metálica sobre la que crece y por mucho que miremos es tal el lío de ramas que no sabemos como desenredarlo.

Retrasamos su poda porque no sabíamos como afrontarla y nuestra glicinia se ha apoderado del lugar. Ha llegado a alcanzar el tejado y las dimensiones que tiene ahora nos llega a agobiar pensando que tenemos que "meter mano" a ese "bicho"!! Cómo afrontar la poda? Tomamos por el camino de en medio y empezamos a cortar todo lo que nos sobra? Sea ramas finas o delgadas y broten desde dónde broten? Ganas nos dan!! jajaja
Pues no... Nada de cortar lo que nos dé la gana. Tranquilidad!! No es nada difícil efectuar una buena poda si empezamos por entender cómo crecen las glicinias. Sólo un poco de paciencia y a poco que nos fijemos en unos minutos habremos comprendido perfectamente cual es la forma en que crece, se desarrolla y florece nuestra trepadora.
Siempre se repite, no podaremos bien jamás si no conocemos de qué manera se desarrolla y florece una planta. Es el único sistema posible que da buenos resultados. Eso de aprender de "memorieta" lo que se poda y no se poda está muy bien mientras se lee el blog de turno o el libro o lo que sea que leamos...pero luego nos ponemos delante de la planta y no sabemos por dónde tenemos que empezar y la situación puede ser semejante a esta:
"El blog decía que se podan las secundarias. Umm.... ésta es secundaria? Es muy gorda...debe ser primaria jajajaja Ay!! Un momento..lateral es secundaria? Uffff... Ahora ya no me acuerdo!! No, no...vale, es secundaria, pero... por dónde corto? Mucho? Cuánto es mucho? ummm, no, ahora recuerdo!! Tengo que llevar cuidado con las yemas florales!! No sea que se caigan o las dañe. Pero cómo narices sé yo si esto es una yema que producirá hojas o flores?  Pero si todas parecen iguales!!Decía a cinco yemas? Pero a ver, a ver... por dónde comienzo a contar? Cinco desde el final de la rama hacia el inicio? O al contrario?...Uffff Qué lío. Mejor lo dejo para mañana!!"
Os suena? jajajaja A más de uno/a, sí. Nos suena!! A mí la primera!! Anda que no me acordaré siempre de la odiosa glicinia que crecía en aquel mi primer y diminuto jardín en Barcelona hará la friolera de casi treinta años!! Pasó eso exactamente, que yo no tenía ni idea de como se podaba así que fui dejando que creciera de la manera que le dio la gana y cuando invadió al vecino no tuve más remedio que afrontar el problema. Tranquila, me dije. Buscaré información en el libro
Entre los pocos libros de jardinería que tenía, sólo tenía uno en el que pudieran venir explicaciones, el de 'Árboles y arbustos de jardín' de D.G. Hessayon. Un clásico y un magnífico libro, todo hay que decirlo.
 Así que allá que me fui a consultar —Glicinia, glicinia...no...no...es wisteria, por la W. Ya!— La explicación de la poda que hallé en él fue esta: "PODA: En julio, cortad los tallos laterales del año en curso hasta 8 cm".
Tócate...!! (Perdón) Anda que se había extendido mucho en explicaciones!! —No entiendo nada— Pensé. Qué son tallos laterales... y cómo sé si han crecido este año o el pasado? jajajaja

Bien, es cierto, la poda de las Wisterias junto con los rosales trepadores creo que son las podas que más suelen intimidar a los jardineros que afrontan estos trabajos por primera vez.
Antes de entrar en materia os muestro mi glicinia en su tercer año. He tenido mucha suerte con ella porque el primero vino ya en flor, el año pasado volvió a florece y este año no es que no haya florecido. Yemas florales tenía de lo lindo...el problema es que cayó una helada tardía y se congelaron!!



Mi idea inicial, cuando la planté, es que creciera sobre la barandilla de metal que bordea las dos terrazas que hay alrededor de la casa. Pero luego no me convenció la idea. Pensé que el tiempo de interés era demasiado limitado para llenar un espacio tan importante y destacado de mi jardín así que.. Como no!! Consideré que unos preciosos rosales rambler podrían quedar de lujo creciendo sobre el muro de piedra que bordea las terrazas.

Ya sabéis que los rambler son rosales de gran crecimiento y que les pasa un poco como a las glicinias, que si no se contienen con la poda, terminan por desmadrarse.
No me apetece que las ramas de los rambler terminen mezcladas con las de la glicinia y tener que subirme a una escalera a podar ambas cosas juntas. Solo pensar en la idea me parece terrible!! jejeje Así que he determinado que los rambler cubrirán el muro de piedra y la glicinia crecerá sobre una rama principal que bordee la parte superior de la baranda de manera que pueda podarla desde arriba sin meter las manos entre los rosales.
Además, formarán una especie de "sombrerillo" que proyectará cierta sombra sobre los rosales en las horas centrales del día, cosa que les beneficiará, no hay duda!!
Cual era el problema? Pues que había dejado tres ramas principales creciendo hacia la parte izquierda y una hacia la derecha. Ahora, con los rambler en la base del muro, precisaba justo la contrario!! Una rama a la izquierda y los otras tres a la derecha...
Como no permito que ninguna rama de mi glicinia permanezca enrollada a los barrotes porque sé que con el tiempo terminan por estrangular incluso estructuras de hierro muy fuertes... la solución era fácil aunque trabajosa: "Darle la vuelta"!!

Dicho y hecho!! Una vez podada se aflojaron las ataduras que sostienen la glicinia sobre la barandilla. Dejamos un par o tres cordeles con ataduras muy flojas en puntos estratégicos que sostenían más peso para poder desatarlas con prontitud tan pronto giráramos la planta. 

No era cosa de soltar todas las ataduras y dejar una planta que pesa tanto colgando. Podría quebrarse alguna rama por muy flexibles que sean todavía al ser la planta aún joven.
Ya teníamos la planta "bajada" pero no suelta del todo ni dejando caer todo el peso en el tallo que podría romperse.

Ahora era cosa de voltearla. La rama larga que crecía hacia la derecha la debíamos colocar sobre la baranda pero hacia la izquierda, en el borde superior.
Las otras tres ramas deberían dirigirse hacia el lado contrario que no hay rosales y por tanto precisa la zona más ramas para cubrirla.
Et voilà!! Podada y colocada en su sitio del modo que me convenía ahora. Ya queda espacio abajo para que crezcan los rosales sin mezclarse con la glicinia. Ya que esta zona de la terraza solo tendrá la rama esa que se ve. En el futuro dirigiré la mayor parte de su crecimiento hacia la fachada este y la haré subir por la estructura metálica que se ve (es una plataforma a la que se sube para observar con telescopio que queda por encima de las copas de los árboles y por tanto se puede ver todo el firmamento)

Bien. Volvamos al inicio de este artículo en el que estábamos mirando aquel monstruo al que no sabemos por dónde meterle mano. Vamos a empezar a solucionar esta situación. Comencemos por ver qué tipo de formaciones vegetativas tenemos en nuestra glicinia ahora, en verano.
La poda de floración, la que se efectúa al inicio de la primavera, la dejaremos para un posterior artículo en el que, cuando llegue el caso, daremos información detallada apoyada como hemos hecho en este artículo, con muchas fotografías y explicaciones. Estamos en la poda de verano, la de limpieza. Esa es la que vamos a hacer ahora.
Bueno, la floración (Si es que se produjo) se dio en abril/mayo y ahora tenemos nuestra glicinia produciendo ramas como una loca!!
Qué vemos en nuestra trepadora? A ver, si nos fijamos bien, hay (aunque esté escondida entre follaje) una "estructura" de ramas gruesas, lignificadas y fuertes.

Se trata de ramas principales. Se distinguen de las otras porque son gruesas, lignificadas, con corteza exterior, de color gris oscuro.
Aquí tenéis la principal que forma el tronco de mi glicinia. Vemos que está estrangulando la caña que hacía las veces de tutor.
Como son las ramas que, una vez conformados su ubicación y número, las dejamos crecer cada año, llegan a ser considerablemente gruesas y fuertes.

Son las que si no llevamos cuidado y en su crecimiento llegan a rodear una estructura del jardín que no deseemos, con el tiempo puede dañarla. Estas plantas son muy vigorosas y sus ramas puede llegar a doblar barrotes de metal de bastante calibre.

Cuando las glicinias están formándose, conviene dejar muy pocas ramas principales. Si crecen sobre una barandilla como es mi caso, dejaremos que una rama (a lo sumo dos, pero no más) llegue hasta la zona en que queramos que esté la floración. A esa altura dejaremos crecer una o dos ramas largas que iremos guiando horizontalmente para que recorra el espacio de la barandilla que deseemos (o el techo de la pérgola si crece de este modo).
Aunque es muy frecuente que se dejen demasiadas ramas para que cubran lo antes posible el techo de la pérgola dónde tenemos la glicinia o el cenador...o el soporte que tengamos, es un gran error!! Es determinante para facilitar la poda el conformar bien (desde que plantamos la glicinia) esta estructura sobre la que con los años se apoyará todo el crecimiento posterior.
Dejar que crezcan un exceso de ramas principales solo conduce a que el crecimiento esté abigarrado, que no pase luz y aire suficiente y que la poda se dificulte sobre manera.
Las ramas principales en todo caso deben estar bien separadas de manera que esa estructura esté muy bien definida y sea clara su composición. Se trata ésta de una estructura muy simple y muy sencilla. No un entramado infinito de ramas gruesas cercanas unas a otras.
Si este es el caso, se vuestra glicinia tiene desarrolladas demasiadas ramas principales no quedará más remedio que eliminarlas. No pasa nada!! Las glicinias tienen un extraordinario desarrollo y esta eliminación no presentará problema alguno, en poco volverá a desarrollarse y no se verán los "vacíos" que hayáis dejado con la poda. A cambio, habréis establecido una estructura simple y sencilla que ayudará a crecer sana a vuestra glicinia y que os facilitará la vida en el momento de las podas de los siguientes años.
Se debería tener muy claro cuales son las ramas principales que deseamos dejar. Estas ramas (las menos posibles) deberán estar separadas por al menos 50 cm. El resto, sobra.
Si tenemos una estructura de ramas principales muy bien definida, simple, compuesta de muy pocas ramas...el trabajo es absolutamente sencillo. Ahora enseguida lo veremos. Pero permitidme que sigamos observando la glicinia y comentemos otras formaciones vegetativas que podemos ver en ella.
Qué más tenemos? Sobre las ramas principales, tan pronto termina la floración de primavera, veremos que comienzan a brotar ramas finas, extremadamente largas, tiernas, que se enroscan a lo que tengan cerca. Son las ramas laterales. A diferencia de las anteriores son de color verde, no tienen corteza (porque han brotado en la última temporada y por tanto es una madera aún sin madurar), son muy finas y delgadas.
Son la abundancia y largo de estas ramas que emite la glicinia durante todo su período de crecimiento las que convierten a la planta en una verdadera madeja imposible de desenredar si no se acomete el trabajo de la poda al menos dos veces durante el verano.

Como comentábamos, son extremadamente largas y brotan en tal cantidad que a poco que se deje la planta sin podar un par de temporadas, el crecimiento se desborda y luego es mucho más trabajo volver a descargarla y dejarla limpia.
Pero además, vamos a aclarar algo que nos parece importante. Hay quienes, con su glicinia recién plantada a los pies de una pérgola, dejan sin podar estas ramas tratándolas de extenderse para que ocupen lo antes posible el espacio con sus hojas.  Hay que decir que las yemas de flor únicamente se encuentran en los primeros centímetros de estas ramas laterales, no en todo su largo. El resto de su largo solamente contiene yemas vegetativas (de hoja). Ahora enseguida vemos la diferencia entre unas y otras. No tiene sentido por tanto dejarlas pensando que la primavera que viene tendrán en todo su largo yemas que producirán flor.
Qué más podemos observar en nuestra glicinia? Veremos que ahora, en verano, la planta tiene dos tipos de yemas
Las yemas son crecimientos vegetativos que albergan en su interior desarrollos posteriores que pueden ser hojas o flores y que en tamaño, forma y disposición, son distintas en función de lo que producirán. Son muy fáciles de distinguir unas de otras.
Veamos primero las yemas vegetativas (de hojas) Se encuentran en las axilas entre las hojas y las ramas. Están tanto en ramas principales como en ramas laterales. 
En realidad son las más abundantes. Las ramas laterales casi en su totalidad están recorridas por estas yemas.
Son más delgadas, con forma puntiaguda y más pequeñas que las yemas de flor.

A continuación nos vamos a centrar en las yemas de flor: Muy distintas de las anteriores. Verdad? :) Como vemos, son más rechonchas, más gorditas, de mayor tamaño y tienen un tacto aterciopelado por fuera (especialmente cuando están próximas a abrirse). Esas son las que yo quiero que plaguen mi glicinia!! jajajaja :D
Se encuentran presentes en las ramas principales, en el primer tramo de las ramas laterales y en las espuelas.

Y por último, las más importantes!! Las espuelas (Diría que son el equivalente a dardos frutales en manzanos, creo. Que me perdonen los entendidos si estoy en un error y si son tan amables que me saquen de él con un comentario en el blog.)
Se trata de pequeñas ramillas lignificadas, que se van formando con los años a base de podas. Ahí es dónde están la mayoría de yemas de flor y se fomenta su presencia cuando efectuamos varias podas durante el verano. 
Las ramillas que ahora veremos que tenemos que cortar, durante la poda de floración (la que efectuaremos justo antes de que comience a brotar la glicinia en primavera) las volveremos a acortar. A base de cortar una y otra vez, estas ramillas van engrosando y en todo su largo están llenas de yemas que producirán la mayoría de las flores.

De acuerdo. Hemos echado un vistazo a las distintas partes que forman nuestra glicinia. En este pequeño dibujo creo que nos quedará aún más claro viendo todas en conjunto.
Así tenemos nuestra glicinia en verano, ya ha pasado la floración y empieza el crecimiento desbordante de ramas laterales.
En este dibujo he incluido algo que no siempre está pero que puede darse, los chupones. Se trata de ramas que brotan de la raíz de la planta.
Y antes de seguir quisiera detenerme un minuto para explicar algo que me parece importante. En el artículo anterior, el del cultivo y elección de la variedad de las glicinias, comentamos que Wisteria chinensis (glicinia china) produce pocas vainas y por tanto su reproducción mediante semilla se hace más difícil. Generalmente las compramos injertadas sobre un patrón de Wisteria floribunda (glicinia japonesa) que son muy fáciles de reproducir por semilla dado que generan muchísimas.
Por qué digo esto? Pues porque si en vuestro jardín tenéis una glicinia china, como muchos de nosotros (que produce racimos florales cortos) tenéis que pensar que seguramente estará injertada.
Los que cultiváis rosales ya sabéis qué voy a decir ahora. Verdad? Pues sí, exactamente pasa con las glicinias lo que con los rosales. Primero, que la rama que se desarrolle de él no pertenecerá al tipo de glicinia que cultivamos, será la del patrón. Segundo que si se trata de una variedad más potente y fuerte que la que cultivamos, puede apoderarse de su crecimiento. Como en los rosales, exactamente!!
Al igual que en las rosas, los chupones no deberían cortarse. Hacerlo solo fomenta más crecimiento. Si vemos que salen en la base de la planta, cerca del tallo principal, ahondaremos hasta dar con el punto de las raíces dónde brota y ahí, tirando con fuerza, lo arrancaremos.
En todo caso, aún no siendo injertada, no hay que permitir que siga el crecimiento de estos brotes basales ya que con el tiempo se enroscan al tallo principal y se desarrollan formando a su vez más ramas laterales que aumentarán considerablemente el tamaño de nuestra glicinia y harán más difícil la poda.
Muy bien, ya sabemos cada rama de qué tipo es. Cada yema qué va a generar. Qué son las espuelas... 
Nos falta saber dónde florecen las glicinias!! En realidad indirectamente ya lo hemos dicho: donde están las yemas de flor. Éstas están presentes en las espuelas y en la parte inicial de las ramas laterales.


Sabiendo ya dónde florecen... qué deberíamos fomentar con nuestra poda? Está claro, la aparición de muchas ramas laterales en cuya base, la próxima temporada tengamos muchas yemas de flor. A la larga, estas ramillas laterales cortadas una y otra vez, darán lugar a más espuelas...y por tanto a más yemas. Y más flores!! Claro.. :)
Y ahora sí, una vez conocidas las partes principales y sabiendo de qué manera crecen y florecen las glicinias...vamos a hablar de su poda durante el verano. Veréis como no representa problema alguno efectuarla si tenemos claros los conceptos anteriores.
En este pequeño esquema de la poda he marcado los cortes a efectuar.
Fijémonos que hay cortes en todas las ramas y en el final de las ramas principales.
Lo vemos un poco más de cerca? Venga!!  Dijimos más arriba que las yemas de flor estaban en la base de las ramas laterales. Está claro entonces que de estas ramas sólo nos vale los centímetros primeros. El resto, solo sirve para enredarse y congestionar nuestra planta. Fuera!!

Podaremos todas y cada una de las ramas laterales que salen de las principales dejándolas a un largo de aproximadamente 30/40 cm (no es cuestión de ir con un regla, eh!) O lo que viene a ser lo mismo, las cortaremos por encima de más o menos la quinta hoja (las glicinias tienen hojas compuestas, es decir, tienen folíolos. No confundir por tanto folíolo con hoja).
Y ahora, alguien que nunca ha podado puede decir "por dónde corto?". Vamos a observar esta fotografía. Muy pegado a la yema no porque ésta podría dañarse al apretar las tijeras. Muy separado tampoco porque todo el tramo de rama que va desde la yema al nivel de corte que efectuemos no llegará la savia y por tanto morirá, quedando "tocones" de madera muerta que además de delatarnos como malos jardineros jajajaja (es broma...ummm...aunque no tanto eh? ). Ahora en serio, no conviene dejar tocones porque la madera muerta solo fomenta el peligro de plagas y enfermedades.


Veamos como nos ha quedado nuestra primera rama lateral cortada. Fijaos en lo que decíamos antes: las yemas florales están en la base de estas ramas larguísimas, no en el resto de su recorrido. Ahí podéis verlas...cuento 4!! 
Cortemos con cuidadito si vemos que las yemas están en este estado tan activo. Son delicadas y se caen con facilidad si no llevamos cuidado en su manipulación.
Por cierto, esas yemas que vemos son las que darán lugar a la segunda floración, la del verano, muy frecuente en las glicinias.

Vemos aquí todas nuestras ramas laterales cortadas. Nos hemos quedado con algunas yemas vegetativas (de hoja) que junto con las yemas latentes (sin actividad) de las ramas principales, darán lugar a más y más y más ramas laterales que tendremos que volver a podar antes de que llegue el otoño por lo menos otra vez.

A que era fácil? La cuestión era tener muy claro la diferencia entre tipos de ramas, tipos de yema y saber dónde se produce la floración.
Una vez hemos acortado todas las ramas laterales nuestra glicinia aparecerá despejada, ordenada y limpia y lista para seguir emitiendo más y más ramas laterales largas como un día sin pan!! Una desesperación ajajjaja
Este sería el estado de nuestra glicinia ahora. Tras la poda de verano.

Pero creo que si "quitamos" las hojas virtualmente, vamos a verlo aún más claramente qué hemos hecho con esta poda.

No hay que tener miedo a podar!! Las plantas suelen ser mucho más benevolentes con nuestra torpeza de lo que podemos llegar a creer. Las glicinias lo son especialmente!!

De este tramo de ramas laterales que acabamos de acortar y de las espuelas, brotarán ahora flores pero a la vez, hasta que lleguen los fríos, irán formándose en ellos las yemas de flor que constituirán la floración de la siguiente estación primavera.

Alguna observación más?
Si puedo dar un consejo es el de no tener contemplaciones a la hora de eliminar ramas primarias que compliquen el entramado general. Pocas ramas principales, muy separadas unas de otras para que haya espacio para las ramillas que dejamos al cortar las laterales y para que los gajos florales puedan caer graciosamente hacia abajo y no quedar prendidos entre follaje que no les permite bajar.
Si logramos una estructura muy definida y sin complicaciones como venimos repitiendo, efectuar la poda es realmente fácil. Sé que a veces da pereza pero... de verdad, merece la pena efectuar al menos dos veces durante el verano esta poda de limpieza. Ya veréis como la floración que conseguiréis el siguiente año será mucho más espectacular!! Pero además, os facilitará enormemente la vida hacer luego, en febrero o marzo la poda de floración (sobre la que colgaremos un artículo cuando llegue el momento, con explicaciones detalladas como hemos hecho con esta).
Las glicinias no suelen ser plantas ni enfermizas ni suelen padecer plagas. Pero claro, libres del todo no están.
A mí que tenga un poco de pulgón alguna vez no es un problema que me preocupe en absoluto. Una rociada con agua y jabón potásico y el problema queda contenido o al menos dentro de lo razonable.
Pero que se metan bichos dentro de las ramas y devoren la médula...eso ya no me hace ni chispa de gracia!!
En alguna ocasión es posible que un tipo de escarabajo se introduzca a través de los cortes para poner huevos en su interior. Una vez más...como en los rosales.
Las ramas así afectadas se deterioran por no circular con normalidad a través de ellas el agua y los nutrientes de modo que es una plaga que hay que evitar a toda costa.
Os diré como trato de evitar yo este problema. No digo que sea la mejor de las técnicas pero a mí me resulta fácil y cómodo.
Con la misma cola blanca que utilizo para "taponar" los cortes de ramas gruesecitas de mis rosales cuando hago la poda, la utilizo para este menester. Evidentemente no en las ramillas estas secundarias que no tienen el calibre para que se meta un escarabajo. Hablamos de ramas principales, de ramas que crecen en un dirección que no nos conviene y que tienen cierto calibre. Cuando las elimino, pongo sobre el corte una gotita de cola blanca.
Se seca en pocos minutos. Recién puesta queda un "lunar" blanco que yo veo a distancia jajajjaaj pero lo cierto es que cuando regresas a la planta pasando un rato, la cola se ha puesto transparente y no distingues nada en absoluto.
No me gusta mucho hablar de marcas comerciales salvo que vea una gran diferencia en su calidad con otros productos del mismo tipo. Pero sé que quizás haya algo de confusión a la hora de elegir el tipo de cola. No nos valdría la cola escolar que se va con agua. Es lógico!! Si va a desaparecer cuando llueva, no nos vale!!
Una cola blanca normal y corriente, sin ser de ninguna marca en concreto.
Hemos dicho que acortamos todas las ramas laterales. Bien, aunque es casi cierto, no lo es del todo si precisamos cubrir una zona que vemos que no alcanzará a rellenar las ramas principales que tengamos. En ese caso, utilizaremos una rama lateral que dejaremos sin cortar y la ataremos sobre la zona que ahora está desnuda. Esa rama lateral, al año que viene habrá madurado su madera y formará parte de la estructura, será una nueva rama principal.
Bueno, creo que eso es todo. Ha sido largo el artículo. Ya me conocéis, trato de explicar las cosas del modo que pueda ser entendido incluso por jardineros muy novatos. Sé que mucho de lo que incluyo en los artículos es de conocimiento de muchos aficionados, pero no de todos...así que estoy convencida que siempre es mejor que sobren explicaciones a que falten. Quién sabe mucho no las precisará pero el que sabe poco las agradecerá...o eso creo.
Espero que os haya resultado entretenido el artículo pero sobretodo que a quién no ha afrontado la poda de una glicinia nunca, lo haga ahora sin ese miedo que da el desconocimiento.
Buena tarde, queridos lectores...
María.

miércoles, 19 de julio de 2017

Cultivo de Wisteria (Glicinias). Necesidades y elección de la variedad

Hablemos de glicinias!! Una trepadora que con los años puede llegar a tener una belleza imponente!
https://www.flickr.com/photos/133997242@N03/albums/72157664012637483/page2

Pertenece a la Familia de las fabáceas (Fabaceae). Aunque todas engloban el género Wisteria, hay distintas especies aunque las más conocidas son Wisteria chinensis y Wisteria floribunda también existen otras como Wisteria frutescens (de EE.UU) y alguna más.
Aunque en sus necesidades de cultivo y poda son iguales, existen algunas diferencias importantes entre las dos más populares.
Tanto si las compramos en viveros como si en nuestro jardín ya había creciendo una glicinia antes de llegar nosotros, probablemente se trate de una de estas dos: De una parte está la Wisteria sinensis (llamada glicinia china) y de la otra, la Wisteria floribunda también conocida como wisteria japonesa
Ver como es cada una de las dos nos servirá de una parte para, si estamos en el caso de querer cultivar una en nuestro jardín, elegirla con conocimiento de causa. Y de la otra, si ya tenemos una creciendo en él y no sabemos de qué tipo es, esta información nos servirá para identificarla.
Qué tipo de glicinia tenemos en el jardín?
La glicinia china (W. Sinensis): 
- Sus tallos crecen alrededor de cualquier soporte girando en el sentido contrario al que lo hacen las agujas del reloj. Para comprobar esto no tenemos más que posicionarnos frente a la glicinia. Podéis verlo en esta ramilla lateral que crece enroscando el barrote de la barandilla de mi terraza.
- Las glicinias chinas producen pocas vainas y por tanto son difíciles de reproducir por semillas.
- Generalmente estas glicinias las compramos injertadas sobre un patrón de glicinia japonesa.
En el artículo en el que hablemos de la poda de las glicinias veremos la importancia de tener esto en cuenta. 
Ocurre como con los rosales injertados, en los que observamos a veces que puede desarrollarse chupones (ramas que proviene del portainjerto). Al igual que los rosales, en el caso de estar injertadas presentan un pequeño abultamiento en la zona inferior del tallo que viene desarrollado, justo por encima del nivel del sustrato del contenedor.
- Algo muy característico de este tipo de glicinias es que su floración aparece antes de brotar las hojas.
https://www.flickr.com/photos/ukgardenphotos/34438592382/

- Los racimos florales son más cortos que los de las glicinias japonesas. Esto, como veremos, condiciona las estructuras y formas de cultivarse que podemos dar a estas plantas.
De los racimos una vez pasadas sus flores queda una ramilla central que es dónde estaban prendidas cada una de las flores. Estos tallos desnudos, quedan ocultos enseguida por las hojas que ya en este momento están abriéndose.
De 3268zauber - Trabajo propio, CC BY-SA 3.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=6589991

La glicinia japonesa (W. floribunda): 
- El crecimiento de los tallos es en el sentido de las agujas del reloj no como las chinas que lo hacen en sentido inverso.
- Tienen una extraordinaria capacidad de producir muchas vainas y por ello generan muchas semillas.
En estas glicinias japonesas, es ingente la cantidad de vainas (y por tanto de semillas) que producen.
Cuando llega el invierno, como trepadoras caducifolias que son, las glicinias pierden su hoja. En el caso de las japonesas, puede verse entonces colgar de sus ramas los frutos que han formado tras la floración. Mirad esta imagen de Wikipedia Commons  en la que pueden apreciarse las vainas colgando. Hermosas. No?
https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Wisteria_sinensis_Fruit.JPG
Lo cierto es que a mí me parecen muy decorativos pero hay que tener presente que si cuando podamos la planta dejamos estas vainas colgando, cuando llegue la primavera y suben las temperaturas, se abren de pronto disparando las semillas que tienen en su interior a bastante distancia. Así que si no queremos estar eliminando plántulas de glicinia por todas partes, quizás es preferible retirarlas.
- Precisamente por ello, por ser fáciles de reproducir por semilla no suelen adquirirse injertadas sobre otro tipo de glicinia.
- En este caso flores y hojas se producen al mismo tiempo.


Aunque hemos leído que hay quién opina que esto no es exacto si no que ambos tipos de glicinia florecen al mismo tiempo que emergen las hojas. Lo que ocurre es que las glicinias chinas, al tener los racimos florales más cortos, tardan menos días en ir abriendo las flores (lo hacen de arriba hacia abajo) y por tanto termina de abrirse todas las flores del racimo en menos tiempo que ocurre este mismo proceso en las glicinias japonesas, que, al tener los racimos florales más largos, tardan más días en llegar a abrir todas sus flores. Aunque a la par están desplegando las hojas, los racimos siguen "estirándose" hacia abajo mientras sus flores van abriendo, sobresaliendo por debajo de la masa de hojas que ya está formada arriba.
Siento no poder decir nada a favor ni en contra de esta explicación porque solo cultivo en mi jardín una glicinia china que es la que observo atentamente y sé como florece. La otra, la japonesa, la conozco de los viveros pero no he tenido oportunidad de ver su floración en detalle.
En todo caso, si los racimos florales fueran cortos como en la glicinia china, sería un inconveniente ya que la floración quedaría oculta.
- Racimos florales muy largos. La longitud de ellos las hace poco idóneas para cultivar sobre soportes no muy altos por los que se deba pasar por debajo.
https://www.flickr.com/photos/133997242@N03/albums/72157664012637483

Wisteria floribunda f.alba / Japanese wisteria / 白花藤
Elegir el tipo de glicinia según nuestras necesidades. Hemos visto que la floración se produce de forma distinta en cada una de las dos variedades en las que nos centramos. Es esta forma de florecer la que determina que puedan ser o no cultivadas de una forma u otra y la que las hace más o menos idóneas para determinadas ubicaciones. Veamos.
Glicinia china:
Los racimos florales son cortos. Esta forma de florecer hace que las flores se observen mejor cuando la planta es un arbusto grande poco ramificado.
También son idóneas para cultivarse en forma de arbolito ya que sus racimos florales no cuelgan en exceso y por tanto permiten que la planta no sea excesivamente alta.
Al tener los racimos florales más cortos puede guiarse sobre una pérgola de no demasiada altura sin que los racimos bajen en exceso.
Pensemos que a la vez que florece las yemas de hoja se están abriendo de tal modo que en las últimas etapas de la floración ya hay hojas formadas sobre la planta pero brotan en un momento en que favorece su estética y que tapan la parte alta de los racimos de flores que es por dónde comienzan a abrir las flores y a caer según se van ajando. 
Glicinia japonesa:
Como hemos visto los racimos florales tiene mucha más longitud y cuelgan mucho más al florecer. Esta longitud casi obliga a cultivar estas glicinias conduciendo sus ramas principales en lo alto de un tronco único de bastante altura y guiando luego estas ramas principales horizontalmente sobre soportes bastante altos para que tengan altura suficiente para exhibir su floración de racimos florales tan largos .
Hacerlas crecer sobre soportes bajos como una pérgola que no sea muy alta provocará que sea incómodo transitar bajo ella ya que el extremo de los racimos florales quedaría muy bajo e iríamos dándonos con las flores sobre la cabeza.
Lo idóneo son árboles, cenadores de grandes dimensiones o pérgolas o estructuras de metal o madera cuya parte superior levante del suelo varios metros para que haya espacio en el que sea posible que los racimos cuelguen hacia abajo dejando espacio para estar bajo la estructura.
Creciendo de este modo ofreciendo una visión de la planta absolutamente preciosa a la vez que nos permitirá alcanzar fácilmente para deleitarnos con su delicioso aroma!!
Elección del lugar de plantación. Las glicinias, todas, las chinas y las japonesas, son plantas trepadoras de un vigor extraordinario. Si se encuentran a gusto pueden llegar a crecer en una sola temporada de un modo impresionante.
Todas las glicinias precisan sí o sí, varias podas. Una es la poda de floración, que se realiza al final del invierno. Las demás podas, son las podas de limpieza y se realizan en verano. Lo ideal es realizar varias podas durante esta estación pero como mínimo deberíamos hacer una si no queremos que la planta se nos desmadre. 
Es una trepadora que si no se poda su tamaño puede llegar a ser muy superior al lugar que se le tiene asignado. No podarla adecuadamente conduce a que la planta se torne enmarañada y que luego sea difícil de volver a reconducir.
Pueden cultivarse con un tronco único y formando una especie de arbolitos de copa amplia en un zona amplia del jardín dónde luzcan adecuadamente. Pero lo más habitual es hacerlas crecer para ser conducidas sobre pérgolas, cenadores, celosías, barandas o incluso tejadillos o fachadas.
Sea el lugar que sea el que elijamos deberíamos estar seguros que el acceso para podar esta planta varias veces al año es fácil.
Pensemos que muchas veces deberemos recurrir a escaleras para acceder a las zonas altas de la planta. Si en este lugar el equilibrio que tengamos es precario subidos a una escalera, constituye un verdadero peligro realizar esta tarea. Pero además, es que lógicamente nos dará mucha más pereza afrontar este trabajo si no es cómodo y fácil de acceder el lugar desde dónde tengamos que hacerlo.
Otro aspecto a tener muy en cuenta es que la zona justo alrededor del tallo principal de la glicinia esté libre de plantaciones y podamos acercarnos con facilidad a él para poder eliminar los posibles chupones que aparezcan brotando de sus raíces.
Éste, la eliminación de estas ramas que brotan del portainjertos, no es un trabajo que deba aplazarse. Dejar chupones de otra variedad de glicinia sobre la que está injertada la que cultivamos, puede conducir a que, con su vigor, llegue a apoderarse del crecimiento y termine por asfixiar a la glicinia que realmente queremos que florezca. Igual que un rosal...
Si decidimos hacerla crecer sobre alguna infraestructura o soporte que tengamos en el jardín debemos ser conscientes de la capacidad que tiene esta planta de crecer. El tallito que apenas mide metro y medio hoy, cuando pasen unos años se habrá convertido en un verdadero monstruo. La planta adquiere dimensiones y peso muy considerable, de manera que el soporte sobre el que crece debe tener resistencia para aguantar la envergadura que adquirirá con el tiempo.
Las glicinias, a poco que se les permita, enroscan sus ramas en cualquier cosa que tengan cerca. Un tallo fino creciendo alrededor del barrote de una ventana no lo dañará pero ese tallo engrosará e irá estrangulando el barrote con el paso de los años.
Es decir, que las glicinias pueden dañar seriamente los soportes sobre los que crecen así que a la hora de proporcionarles uno, debe ser de unas características adecuadas.
Imagen de Wikipedia Commons
Y por último pero no menos importante es considerar el asombroso desarrollo de sus raíces a la hora de elegir la ubicación de esta trepadora en nuestro jardín. El sistema radicular de una planta adulta puede llegar a ser tan potente que conviene que no esté plantada cerca de cimientos de la casa o infraestructuras que puedan dañarse por las raíces y por el peso de la propia planta.
Razones para que nuestra glicinia no florezca.
Vaya por delante que plantar una Wisteria en nuestro jardín y que pasen varias temporadas sin ver una sola flor, es absolutamente normal. Lo habitual es que las glicinias tarden bastante en producir su primera floración.
Pero además de este comportamiento natural puede haber algunas razones que expliquen por qué nuestra glicinia no "quiere" premiarnos con sus espectaculares flores.
  • Una poda incorrecta puede explicar esta falta de flores.
  • Una ubicación inadecuada en la que no reciba suficiente horas de sol.
  • Falta de nutrición de la planta.
  • Exceso de aporte de nitrógeno en los abonados que le suministramos. El nitrógeno fomentará un gran desarrollo de hojas pero mermará la floración.
  • Exceso de sequedad en el suelo durante el verano que no permite la formación de las yemas florales.
  • La planta que tenemos proviene de la germinación de una semilla. Si este es el caso, lógicamente tardaremos muchos años en ver la primera flor. Pueden transcurrir 15/20 en tardar en florecer, de manera que habría que armarse de paciencia!!
Cuando florecen las glicinias?
Depende un poco del clima. La primera y más espectacular floración en mi zona se produce durante la segunda quincena de abril comienzan ya a estar en flor pero es un poco variable. El año anterior se retrasó hasta el inicio de mayo.
http://www.yunphoto.net/en/photobase/hr/hr7828.html
Ahora, durante el mes de julio se produce la segunda floración. Sin duda no es comparable con la de la primavera ni en cantidad de racimos florales ni en tamaño. Pero sí, nos premia con unas poquitas flores. Incluso en otros meses puede llegar a abrir algún que otro racimo suelto.
Este es un racimo que está alargándose y en un par de días comenzarán a abrir sus flores. Sí debo decir que el color ahora, en verano, es más intenso. Me gusta más incluso!! Lo uno por lo otro..jajaja :)
Qué hay del riego?
Durante el verano, entre julio y agosto, se forman los brotes florales que producirán la floración que vendrá la siguiente temporada. A pesar de ser las glicinias son plantas poco exigentes en ningún sentido y aguantan cierto grado de sequía, si durante el verano nuestra glicinia estuviera demasiado deficitaria en cuanto a su hidratación, podría ser también una causa para explicar esta falta de floración o al menos reducir la abundancia de ésta.
Las glicinias florecen en la madera creada el año anterior. Durante los meses de julio y agosto comienzan a desarrollarse las yemas florales que abrirán en primavera. Conviene asegurarnos de que precisamente, en este momento no le falte agua a la planta. Máxime si vivís como yo en una zona con clima muy caluroso y seco durante los verano. De sufrir sequía, estas yemas florales pueden a fracasar e provocar la ausencia de floración en primavera..
Y la nutrición? Las glicinias son de un crecimiento enorme. Si no presenta déficit apreciables en la coloración de sus hojas o está brotando con normalidad, no seria preciso aportes extraordinarios de nutrientes.
Si vemos preciso añadirle algo de fertilizante conviene hacerlo durante el final del verano/ comienzos de otoño para que pueda formar correctamente las yemas de flor de la siguiente primavera.
El fertilizante lo aplicaremos alrededor de la base de la planta tras un riego en profundidad. A continuación podemos trabajar someramente la tierra para incorporar el abono al suelo y después un segundo riego es todo lo que precisa.
No conviene aportar fertilizantes con demasiado nitrógeno.
Cómo podemos propagar nuestra glicinia?
Hemos mencionado la germinación de las semillas (en primavera) del interior de las vainas que caen al suelo de forma natural. Pero, como comentábamos, este sistema de reproducción conlleva un período demasiado largo a la espera de la floración de la nueva planta.
Otro sistema para propagar la glicinia es tomar esquejes. Éstos deben ser de madera blanda, sin lignificar (sin que haya creado corteza seca y dura exteriormente). Un buen momento para tomar material para esquejar es a finales de primavera o comienzos del verano y podemos usar las ramas que cortamos durante la poda de vera.
El tamaño de estas estacas deben tener al menos 3 nudos o cuatro hojas. Deberemos eliminar cualquier flor u hoja que exista en la mitad superior.
La parte inferior de la estaca deberemos practicarle un corte a un o dos centímetro por debajo de la yema inferior. 
Como cualquier otro esqueje, mojaremos la parte inferior del mismo y lo impregnaremos de hormonas de enraizamiento. A la hora de introducir la estaca así preparada en el sustrato para que enraíce, debemos tener presente que ahondaremos la estaca hasta que sus dos yemas inferiores estén ocultas bajo el sustrato.
Mantener la hidratación correcta y que los esquejes reciban luz pero no sol directo ayudará a la hora de enraizar.
Plantación de brotes basales. Como hemos comentado, suele ser frecuente la aparición de brotes que surgen del suelo cerca de la base de la planta. No son más que brotes que nacen de las raíces horizontales de la planta madre y que pueden llegar a ser plantas autónomas si las preparamos convenientemente.
Si nuestra glicinia está injertada y estos brotes surgen por debajo del punto de injerto, es decir, de las raíces, los brotes basales pertenecerán a la variedad de glicinia que ha servido de patrón
Es decir, si tenemos una glicinia china injertada sobre una glicinia japonesa (que es lo frecuente), y los brotes salen de la raíz, los brotes pertenecerán a la glicinia japonesa, y por tanto tendrá la floración de la variedad del portainjerto. Exactamente igual que en los rosales!!
De todos modos esto no tiene por qué ser un problema. Es posible que deseemos ampliar los tipos de glicinia que cultivamos en nuestro jardín.
Si este es el caso, antes de independizar este brote basal comprobaremos que en su parte inferior ha emitido sus propias raíces. Si es así, estupendo. Lo extraeremos procurando sacar la mayor cantidad posible de raíces para que el arraigo sea más fácil. Si logramos retirarlo con un pequeño pan de tierra, miel sobre hojuelas!!
Si por el contrario, al escarbar un poco alrededor del brote basal, viéramos que no tiene raíces propias, raparemos ligeramente la corteza exterior en la parte más inferior que podamos, siempre a un nivel que quede dentro del suelo. Este rapado fomentará que en ese punto surjan raíces en un tiempo.
Volveremos a cubrir la zona con tierra y mantendremos cuidadosamente la hidratación. Al pasar unos meses, veremos que se han desarrollado raíces suficientes como para independizarlo de la planta madre.
Estos brotes basales pueden ponerse en contenedores en los que nos resulte fácil controlar la hidratación en tanto vemos que están prosperando produciendo nuevo crecimiento. Una vez tengamos seguro su arraigo pueden ser trasladados a su ubicación definitiva.
Un último sistema de reproducción a mencionar es el acodo simple. Si tomamos una rama suficientemente larga como para que descienda hasta el suelo y haya todavía largo suficiente para mantener la parte final de forma vertical atada a un tutor, tendremos una rama adecuada para acodar.
El acodo es un sistema de reproducción vegetativa por el que obtenemos un "clon" de la planta que reproducimos. Es decir, una reproducción exacta (no como con las semillas). Si una parte de un tallo que tenga algún nudo, y le practicamos un pequeño corte sin llegar a romper la rama manteniendo esta zona bajo el sustrato y proporcionando humedad durante un tiempo, en ese punto llegarán a brotar raíces.
Mientras lo hacen, la planta madre suministrará hidratación y alimento al acodo por lo que se trata de un sistema mucho más fácil que los esquejes para reproducir las plantas.
Cuando estas raíces se han desarrollado la nueva planta ya puede abastecerse ella misma del agua y nutrientes así que es el momento de independizarla de la planta madre. Una vez separada podemos llevarla al lugar de plantación que consideremos oportuno.
Si alguno de vosotros quiere ver el sistema de reproducción por acodo paso a paso, puede visitar este artículo en el que se habla del acodo simple de un rosal. El sistema es exactamente el mismo.
Es resistente a las heladas las glicinias? Pues la respuesta es sí y no. jajajajja Y eso como va a ser cierto? Pues lo es. La planta en sí misma puede soportar muy bajas temperaturas. Las heladas por encima de -5º /-7º C no suelen representar ningún problema.
Ahora bien, si se produce una helada una vez están engrosadas las yemas florales, éstas fácilmente pueden congelarse.
Doy buena fe de ello. Eso justo es lo que me ha pasado este año con unas heladas tardías que se produjeron en mi jardín. Las yemas florales engrosadas, incluso muchas empezando a abrir, una noche de helada profunda...y al traste con casi toda la floración!!! La mayoría de capullos amanecieron lánguidos y apagados para secarse en pocos días y caer sin llegar a ver las flores.
Aquí los tenéis!! Ya estaban empezando a alargarse...quince días y hubiera florecido espectacularmente a pesar de llevar conmigo solo tres temporadas. Pues no, veintitantos de marzo y heló...
Contrae con facilidad enfermedades y es atacada por plagas?
Pues no, en general se trata de una planta sana y vigorosa. Sin embargo puede verse afectada por pulgones que una buena rociada con agua y jabón potásico darán solución fácilmente al problema.
Sí hay otra plaga de mucha más gravedad y que no es que sea frecuente pero puede ocurrir. Son los barrenadores de las glicinias. Se trata de escarabajos que, metiéndose por los cortes de las ramas, penetran en el interior e impiden que el agua y los nutrientes circulen a través del tallo con normalidad. Taponar con cola los cortes de las ramas principales cuando practicamos la poda creo que es un sistema preventivo que no cuesta demasiado y puede evitar problemas.
María.

NOTA
Quizás también pueda interesarte el artículo sobre cómo se realiza la poda de esta planta en verano. Es un tutorial con explicaciones detalladas y todo lujo de fotografías para que no tengáis problema alguno a la hora de podar esta planta por muy novato que se sea.
Imagen de Wikipedia Commons