viernes, 24 de febrero de 2017

Cómo se reproduce Ajania pacifica por Acodo, división y retoños laterales

Ayer os mostrábamos como se realiza la poda de Ajania pacifica y os anticipábamos que la poda nos trajo unos "regalitos". No es fantástico sacar un par o tres de ejemplares de una planta que nos encanta cultivar en nuestro jardín y que además no nos cueste ni un euro?
Pues sí, lo es!! :) Hoy nos vamos a llevar de las dos matas que podamos ayer, otras dos y una tercera en breve, tan pronto arraigue. Además del modo más fácil posible.
Ya sabéis que hay infinidad de vivaces y subarbustos que pueden reproducirse fácilmente por acodo, por división y por hijuelos o retoños laterales. Exactamente eso vamos a hacer hoy con nuestras Ajania pacifica.
Retomemos unas fotografías que colgamos ayer.
Estas plantas se reproducen muy, muy fácilmente a través de varios sistemas. Hoy veremos tres de ellos, otro sería los simples esquejes que arraigan con muchísima facilidad pero la verdad, para que estar pendiente de riegos y de demás cuando podemos extraer directamente y en el día, sin esperas, un nuevo ejemplar?
Si las cultivamos en el jardín veremos que cada año van ocupando un espacio más grande a su alrededor. Es decir, que de las raíces que se van extendiendo hacia fuera, brotan hacia arriba pequeños tallos que podemos separar de la mata principal. 
No me interesa dividir esta mata ahora. Reproducir la planta mediante estos hijuelos laterales (retoños) será el primer sistema de reproducción vegetativa que utilizaremos.
podemos sacarlos con raicillas de manera que será mucho más fácil que hacerlo mediante esqueje que deberíamos esperar a que enraizara. 
Para no tener que tirar del retoño con el riesgo de que se rompa o se rompan las raíces, introduzco un pala lo más honda posible por debajo de ellas para aflojar un poco el suelo.
Luego busco de dónde "viene" el tallo del que ha brotado el que aparece al lado y los independizo de la planta madre con unas tijeras.
Si veo claro de dónde viene no me hace falta eliminar suavemente la primera capa del suelo para ver las raíces pero en esta ocasión no lo tenía claro y eso he hecho, eliminar la tierra de encima hasta dar con la unión.
Ya está!! Ahora delicadamente las sacamos de la tierra. En ocasiones sale con suelo adherido a sus raíces, otras veces como ésta el suelo se ha separado.
No importa, hemos hecho la separación con sumo cuidado precisamente para no dañar las pequeñas raíces.
No tenemos más que introducirlas en un contenedor con algo de sustrato o como es mi caso porque quiero plantarlas en el suelo, para que no se deshidraten, he rellenado provisionalmente el contenedor con suelo de la misma zona de plantación de la Ajania. Un poquito de agua y listas para plantar dónde queramos. Fácil. No? :-)
 
Al podar la segunda ajania compruebo que Centranthus ruber 'Alba' ha crecido también bastante y aunque la planté retirada, al final ambas matas parece que están demasiado próximas.
Así que vamos a aprovechar la ocasión para practicar el segundo sistema de reproducción vegetativa: La división. Muy común entre vivaces y algunos arbustos.
No es la primera vez que hablamos de este sistema. Publicamos en su día un artículo sobre división de dalias (Dhalia) y otro sobre la división de una mata de violetas.
Aún más fácil que el anterior. Usaremos una pala cuadrada (con el borde en forma recta y que sirve también para cortar tallos no demasiado lignificados)
Introducimos el borde de la pala todo lo que podamos en el suelo. Lo hacemos verticalmente y en varias veces hasta bordear la zona que queremos separar.
Tan sólo tenemos que meter la pala por abajo haciendo palanca para extraer una buena porción de ajania con su cepellón absolutamente completo. Ya tenemos otra planta más!!
Qué fácil verdad? La división es otro sistema de reproducción vegetativa de las plantas que resulta imprescindible para rejuvenecer vivaces o arbustos que se extienden mediante sus raíces o simplemente para limitar el crecimiento si se salen del espacio que se les tiene asignado.
El tercer método para reproducir de forma vegetativa algunas plantas es el acodo.
Voy a aclarar que si ajania se cultiva en el suelo y, como hemos visto es tan fácil de reproducir mediante hijuelos o división, la reproducción mediante acodo yo la usaría en el caso de que la cultivara en contenedor grande y que no tuviera oportunidad de usar los dos anteriores sistemas.
Os cuelgo este par de fotografías para que quién no sepa como hacerlo aprenda lo fácil que es. Si no tuviéramos espacio en la tierra de la maceta, utilizaríamos otro contenedor aproximándolo a la primera y ambas las mantendríamos juntas en tanto enraíza el acodo.
Hemos hablado de los acodos aplicados a un rosal. El sistema es el mismo. Hundimos una rama de la planta madre en el suelo de tal manera que sólo una porción de ella quede enterrada. El extremo de esta rama debe sobresalir del nivel del suelo.
De las yemas de esta porción de tallo enterrado brotarán raicillas que pasado el tiempo permitirá que este tallo pueda abastecerse de agua y nutrientes de manera independiente con relación a la planta madre.  
Mientras eso ocurre, el tallo seguirá nutriéndose de la madre. El tiempo que transcurrirá para que pueda independizarse, es decir, la velocidad a la que el acodo emitirán raíces, es variable de unas plantas  otras. Hay plantas que no tardan demasiado y otras tardan meses.
En realidad los acodos se producen de manera espontánea en la naturaleza al caer una rama de una planta sobre el suelo. De hecho muchas plantas se extienden de este modo. La permanencia de los tallos tumbados sobre el suelo húmedo favorece que con el tiempo broten las raíces.
En este caso, la capacidad de emitir raíces en ajania es tan fuerte que no se precisa hundir demasiado. Simplemente sujetar con una horquilla metálica o como yo he hecho en este caso, con una pica de sujetar las mangueras de riego, la rama horizontalmente comprobando que una porción de ella esta cubierta de tierra para que le llegue humedad del suelo.

Llegados a este punto tenemos ya dos plantas que hemos obtenido una de hijuelos y la otra por división. La tercera podremos tenerla una vez enraíce el acodo. No está mal!! Creo recordar que no es una planta cara pero si tenemos en cuenta la gran facilidad de reproducción francamente se amortiza pronto. No? ;-)

jueves, 23 de febrero de 2017

Cómo se poda Ajania pacifica (Crisantemo del Pacífico)

Estas dos Ajania pacifica pacifica las planté en septiembre de hace dos años. Por cierto ya os las mostré en un artículo de hace dos años dónde os hablaba de su cultivo. En este tiempo han crecido muchísimo y creo que es hora de hacerles una buena poda.
Me encantan todo el año!! Tanto me gustan que durante la temporada pasada me hice con otros tres ejemplares que cultivo en otras partes del jardín. Queda bien en cualquier sitio y sus hojas hacen un precioso contraste con muchísimos arbustos.

Y es que Ajania pacifica no son bonita únicamente cuando están en flor, que todo sea dicho de paso son preciosas, también en el resto del año se mantienen estupendas siempre que les hagamos esta poda de mantenimiento. Forman matas redondeadas y compactas cuajadas de preciosas hojas lobuladas con un borde blanquecino y un aspecto afelpado cuando son jóvenes.
Estas dos que os muestro son de variedades distintas pero no os podría decir de cual. Una de ellas florece en amarillo (con hojas más grandes que la otra) y la segunda en blanco con bordes rosas (de hojitas más pequeñas). Es la de flores amarilla la que se hace más alta y la que peor ha llevado la falta de poda quizás porque la otra es una variedad más bajita que le resulta más fácil mantener el aspecto denso y compacto.


Si dejamos que envejezcan tienden a crecer en demasía sus ramas y finalmente llegan a desparramarse hacia fuera abriéndose la mata y dando un aspecto muy desaliñado. Lo mejor es cortar por lo sano si queremos que vuelvan a estar compactas y bien ramificadas!! No hay problema con ella, aguanta perfectamente esta poda bien intensa. Las ajanias precisan de ligeros recortes durante la temporada de crecimiento para mantenerlas compactas y luego, al final del invierno o inicios de primavera una poda bien intensa. Con ellos mantendremos este subarbusto con buen aspecto, denso, bien ramificado y de aspecto compacto (además de aumentar la producción de flores, claro está!!)
El año pasado no me hice la idea de cuánto crecerían y pensé que podrían pasar sin esta poda. Así que no las podé y debería haberlo hecho la verdad. Está claro que a partir de ahora no se escapan de ir a la peluquería en febrero!! jejeje Esto es lo que pasa por no hacer "los deberes". De las dos ajanias que crecen a ambos lados del camino que recorre el jardín trasero, una de ellas no puede estar más fea. No me creéis? Aqui está!! Horrible. Eh? 
Lo que os comentaba.  Los tallos han crecido demasiado apareciendo desnudos, sin brotes de hojas más que en la parte superior, han caído al suelo y han seguido creciendo de forma "retorcida". En definitiva... que con este aspecto no podemos comenzar la temporada.

A pesar de ser resistente a las heladas creo que es mejor esperar a este momento para hacer esta poda tan drástica. Las ramas de la temporada anterior, aunque envejecidas y feas, son una protección de la parte central y baja del subarbusto frente a las bajas temperaturas. La señal para saber que ya podemos podar es que si abrimos las matas veremos que de la parte baja emergen nuevos rebrotes y que de los tallos crecidos durante el año pasado también están brotando hojas.

La poda es sencilla, cortar los tallos hasta bien abajo sobre un punto en que veamos que hay pequeñas yemas brotadas ya o  a punto de hacerlo. Probablemente rebrotarían aunque apuráramos más pero no quiero arriesgarme y además, no lo veo necesario. Con este nivel de corte será más que suficiente para renovarlas completamente y que en breve vuelvan a tener un aspecto magnífico.

Ya está!! todos los tallos recortaditos tratando de que la planta tenga ahora también un aspecto redondeado lo más redondeado posible o al menos no muy desequilibrado.
Pero no recojamos los aperos todavía...abrimos las ramas con ambas manos y vemos que el interior de la mata está lleno de hojas secas y material muerto. Como siempre repetimos, ese tipo de restos solo favorece que aniden insectos y que sea más fácil que la planta contraiga enfermedades. Así que nos toca limpiar!!

Ahora sí!! Ahora está limpita y aseada. Ha mejorado el aspecto de la zona, verdad? jajaja


Ahora se verán algo pobres y dejarán al descubierto parte de sus tallos más gruesos y leñosos pero no hay que preocuparse. En breve todos estos tallos que ahora parecen un poco desnudos brotarán en todo su largo emitiendo ramas tiernas con hojas y que de nuevo cubrirán el interior de la mata.

Con la otra mata hacemos igual. Esta como veis está menos mal. Mi ausencia del jardín no ha  permitido ni que quitara las flores secas. No obstante está mucho más compacta que la anterior pero creció sobre el camino y como he pasado constantemente con la silla de ruedas los tallos que venían hacia el camino se han deteriorado muchísimo. No hay duda, hay que acotar su tamaño. 
Igual que la anterior, su interior está cuajado de brotes nuevos y tiernos. Pues nada, cortemos todas las ramas por encima de una zona que veamos no demasiado vieja y que tenga brotes. Sin miedo!!

Limpiamos el interior de la mata como hemos hecho antes y lista!!



Es un encanto de planta. Poda facilita y rápida y además las dos matas nos van a dar "regalitos" jeje
En el próximo artículo os muestro la reproducción de esta preciosa planta por acodo, por división y por retoños (hijuelos)
No ha merecido la pena invertir unos minutos en su limpieza? Nos llevamos dos plantas más ya arraigadas y en breve tendremos una tercera cuando saque raíces el acodo.
Os emplazo al próximo post si queréis ver el proceso.
Un saludo amigos y gracias de nuevo por leerme.

miércoles, 22 de febrero de 2017

Poda de tres tipos de Salvia (arbustivas, herbáceas y de roseta)

Como bien sabéis hay tantas variedades de salvias que tratar de afrontar la poda de todas y cada una de ellas resulta imposible. En este artículo nos acercaremos a tres tipos distintos de salvias (que no variedades) que tienen crecimientos bien diferentes: las salvias arbustivas que desarrollan ramas leñosas; las salvias herbáceas cuya parte aérea suele deteriorarse mucho e incluso llegar a desaparecer en jardines con heladas y por último las salvias que además de ser herbáceas forma roseta de hojas en su base.
Comenzaremos con el post de hoy una serie que irá tratando sobre la poda de algunos arbustos de jardín. Como sabemos las salvias arbustivas no son exactamente arbustos si no que técnicamente se trata de lo que se conoce como un "subarbusto". Es decir, algo a caballo entre un arbusto con ramas totalmente lignificadas y una vivaz. Algunas de las salvias forman una estructura leñosa (sobretodo en su base) que permanece a lo largo de toda la temporada y puede decirse que puede tratarse a los efectos de la poda como si fuera un arbusto. Otras en cambio conservan su parte aérea a duras penas durante el invierno.
Lógicamente irán apareciendo según sea preciso afrontar su poda en mi jardín. No hace falta insistir que la fecha de las podas depende en buena parte de la climatología y lógicamente si vosotros vivís en zonas más cálidas que la mía podrá variar en algo el momento de podar algunos arbustos.
Estos artículos que versarán sobre la poda de arbustos concretos pretendo alternarlos con otros artículos en los que hablaremos de la poda en general y en los que intentaré dar unas nociones globales que podrán aplicarse a todas las plantaciones del jardín para que quién no tenga demasiada idea sobre el tema pueda podar las plantas de su jardín sin demasiada inseguridad.
Bien, el primer grupo de salvias que vamos a tratar hoy son las salvias arbustivas. Es decir, aquellas que forman una estructura leñosa. Todos las conocemos porque son tan agradecidas tan floríferas, tan sanas, tan poco exigentes...que es difícil no querer cultivarlas en nuestro jardín. Una vez asentadas son bastante resistentes tanto al frío como a riegos reducidos.
No incluiremos aquí la Salvia officinalis que además de haber colgado ya un artículo hablando de su poda, a mí me gusta podarla a conciencia una vez ha florecido en mayo.
Sigamos. Estas salvias arbustivas si no las podamos cada año al tener un crecimiento tan rápido e intenso se convierten rápidamente en matas arbustivas muy leñosas y cuya producción de flores irá bajando progresivamente según envejezca la planta. Además, las floraciones no se repetirán.
Les pasa un poco lo mismo que a las lavandas. Son arbustos que la poda puede retrasar el envejecimiento del arbusto pero que tarde o temprano terminan por lignificarse y al cabo de un tiempo es preferible sustituir las plantas en el jardín ya que son de reproducción muy fácil mediante esquejes.
Pero con independencia de que sean arbustos de vida no muy larga, está claro que queremos que produzcan varias floraciones durante la temporada y que las matas se mantengan lo más hermosas y tupidas posibles. Verdad?
Este tipo de salvias precisan de más de una poda al año. Quede claro hoy estamos hablando de la poda intensa de cara al invierno o una vez ha terminado el riesgo de heladas fuertes. Esta poda la podemos efectuar, según sea nuestro clima, en otoño de cara ya al invierno o ahora al final del invierno. Ambos momentos tienen sus ventajas e inconvenientes. Las matas estarán más bonitas durante los meses del invierno si las dejamos "acicaladas" al final del otoño pero en jardines como el mío, con frío, prefiero que las ramas, aunque deterioradas por el rigor del invierno, protejan un poco de las bajas temperaturas a la parte central y baja del arbusto.
Podarlas en otoño, si vienen días buenos que animen a brotar las ramas, pueden dar lugar a crecimientos que no soportarían el invierno. O sea, que al final tendría matas no muy lucidas (como tengo ahora) durante el invierno. Pero vamos, el momento de la poda ya depende de vuestras preferencias y de vuestro jardín.
De todos modos a mí me parecen hermosísimos los tonos rojizos que adquieren sus hojas con el frío.
Más adelante, ya en verano, aplicaremos una segunda poda. Esta vez mucho más suave, sin apurar tanto. Eliminando todos los restos de espigas florales secas y tratando de recortar unos centímetros de tallos con hojas para fomentar que rebroten y las matas se hagan más redondeadas y tupidas a la vez, claro está, que fomentará que vuelvan a florecer durante todo el otoño.
Tras esta poda ligera veraniega, en cuanto las temperaturas vuelven a suavizarse en otoño, nos premiarán con una nueva floración hasta que llegan los fríos.
Además de estas dos podas (y entre ellas) tendremos muchas más flores y durante más tiempo si vamos eliminando de vez en cuando las flores marchitas mientras dure cada período de floración
Vamos a ver de manera práctica la poda de dos salvias de este tipo. Una Salvia gregii y una Salvia microphylla.
Como podemos ver en las fotografías partimos de una mata crecida desde el verano sin que se acicale en ningún momento porque desde septiembre llevo sin poder atender personalmente el jardín.
En su interior hay mucha ramita muerta y hojas secas. Es preferible recortar la mata casi a la altura que quedará finalmente. Asi es más fácil ir abriéndola con las manos y revisar que en su interior no dejamos ramas muertas u hojas secas. Una buena limpieza de la estructura que quedará evitará enfermedades y el desarrollo de plagas.
Ya veis que la poda ha sido bastante apurada. No conviene llegar demasiado abajo y llegar a la parte muy leñosa porque dejaríamos a la salvia con pocas posibilidades de volver a rebrotar (como le pasa a  las lavandas).

Aún así se le ha dado un buen corte de pelo!! Tratamos de dejar la mata bastante redondeada. En pocas semanas comenzarán a brotar con fuerza y empezarán a sacar sus primeras flores de la primavera pero tendremos que esperar al otoño para verlas en todo su esplendor. No olvidemos que las salvias son eminentemente plantas de floración otoñal.
A Salvia greggii se le puede aplicar el mismo tipo de poda. Recortar primero grosso modo de manera que nos permita limpiar bien de material muerto el interior de la mata y luego terminar de redondear bien la mata apurando en la distancia sin llegar cortar a nivel del suelo.
El siguiente grupo son las salvias herbáceas. Se trata de plantas cuyas ramas tienen un gran crecimiento. De tallos verdes que no llegan a lignificar del todo. Con hojas generalmente más grandes y carnosas que las del grupo anterior y de bonitas formas. 
Me parecen aún más hermosas que las anteriores. Cultivo en mi jardín sólo tres variedades que podríamos encuadrar en este grupo: Salvia 'Indigo Spires' Salvia farinacea y Salvia leucantha. Las tres preciosas!!
El primer año no supe cultivar bien Salvia 'Indigo Spires'. Luego intuí como tenía que tratarla y llevo dos temporadas encantada con ella.
Se trata de un tipo de salvias que comienzan a florecer en la primavera. Se muestran lozanas y con preciosas hojas hasta que llega el verano. S. 'Indigo Spires' sólo aguanta el calor tremendo del estío que hace en el jardín trasero dónde la cultivo si hago aportaciones de agua cada día. De lo contrario se lacia.
Cuando llega el calor deja de florecer y se deteriora. Es el momento de hacer una poda sin contemplaciones: cortar todos los tallos a unos 10/15 cm del suelo. En muy pocas semanas vemos que vuelve a brotar con fuerza. De nuevo la planta luce preciosa, con hojas sin churrascar y produciendo panículas florales hasta que llegan los fríos.
Con las primeras heladas parte de sus tallos se congelan. Si viviera en un jardín sin heladas la podaría justo cuando se daña por la primera helada pero en mi jardín creo que conviene esperar a casi empezada la primavera para podar estas salvias a pocos centímetros del suelo.
Os muestro la evolución de la mía.
Son salvias las de este grupo algo menos resistentes (aunque rebrotan luego sin problema) a los fríos y que generalmente en climas como el mío no resisten el invierno llegando incluso a desaparecer su parte aérea. De ahí que aunque me afea bastante la zona el mantenerla así de deteriorada, aguanto hasta que llega febrero o marzo para efectuarle la segunda poda intensa. De nuevo cortamos los tallos a 15 cm del suelo. Tan pronto comienza la primavera ya la tenemos en marcha otra vez!!
Las salvias de este grupo suelen ser algo invasivas. Las matas van extendiéndose poco a poco ocupando cada vez más espacio a su alrededor. S. Spire en cambio no se comporta así pero en general son salvias cuyas matas deberemos dividir cada algunos años, cosa estupenda porque nos permite aumentar nuestras existencias de forma gratuita!!
Por lo demás no es nada enfermiza, factor que al menos yo cada día tengo más en cuenta!!
Es un planta magnífica que aconsejo a cualquier que quiera tener un salvia que no se cansa de florecer en preciosos tonos violáceos. Además es un imán para abejorros y todo tipo de insectos y mariposas!! El problema es que la encontré en un vivero una vez y jamás he vuelto a poder comprar otro ejemplar por mucho que he preguntado :-)


Otra que no se cansa de florecer es Salvia farinacea. De porte más reducido pero de preciosos tonos azulados en sus flores. En mi jardín no se presenta tan resistente. De hecho he perdido alguna durante el invierno. Aún así cada año suelo comprar algún ejemplar porque luce preciosa en la parte delantera de los arriates mezcladas con las rosas.

El último grupo de salvias que aunque también son herbáceas presenta un tipo de crecimiento bastante distinto de las anteriores, son las salvias que desarrollan una roseta de hojas en su base.
Imagino que habrá más variedades que podrían englobarse en este grupo pero yo solo cultivo Salvia nemorosa (con muchos cultivares)
Mata de Salvia nemorosa comenzando a florecer delante del rosal y entre dos matas de Salvia officinalis 
Tampoco se mantienen durante la estación fría en muy buenas condiciones en mi clima. Muchas hojas basales se deterioran y hay algunos ejemplares que casi me cuesta localizar entre el acolchado. Quedan ligeramente prendidos de la roseta basal los tallos que en su momento sostuvieron las flores y que ahora, en este momento del invierno, se han tornado secos, pajizos y duros dando un aspecto bastante deplorable a la planta.
Salvia nemorosa a la izquierda de un Pittosporum tobira 'nana' y delante de Rosa 'New Dawn'
Más que poda deberíamos hablar de "limpieza" porque muchos de estos tallos apenas tiras con los dedos un poco de ellos y rápidamente se desprenden. El resto de tallos secos que no lo haga simplemente tendremos que cortarlos lo más bajo posible. Eliminaremos también cualquier hoja quemada o enferma.
Pienso que las salvias que tengo de este tipo llegarán en pocas temporadas a tupirse demasiado y quizás será necesario dividirlas.
Además de esta poda, la eliminación constante de las espigas florales secas mientras se produce la floración alarga indudablemente ésta.


Hay muchísimas variedades de salvias y siendo como son plantas que no dan ni demasiado trabajo ni problemas de enfermedades resultan muy adecuadas para cultivar en jardines dónde tengan que soportar algo de falta de agua. Tampoco son demasiado exigentes en lo que hace a nutrientes del suelo así que sin duda se trata de una especie muy a tener en cuenta a la hora de rellenar bancales que estarán cuajados de flores especialmente durante el otoño.

martes, 21 de febrero de 2017

Organizando los trabajos de poda de invierno en el jardín. Unos conceptos muy generales sobre la poda.

Preparadas las tijeras podadoras? Nos hemos adentrado ya en la segunda quincena de febrero y en los jardines con climas como el mío dónde los inviernos son fríos pero en los que a partir de estas fechas es raro que se produzcan grandes heladas, es el momento de poner a punto el equipo de poda y empezar a pensar ya en realizar los primeros trabajos de limpieza y cortes de algunos arbustos caducifolios. 

Conviene revisar tijeras de mano, sierras, tijeras de dos manos... deberían estar en perfecto estado de revista. Nada más odioso que desplazarte hasta un arbusto con la idea de podarlo llevando todo el arsenal de cosas que se precisan y comprobar una vez allí que las tijeras están agarrotadas y no hay manera de hacerlas funcionar o que tienen mugre atrasada desde la última vez que las usamos. Vuelta de nuevo a casa a ver si solucionamos el problema...uffff qué rabia me da!!
Hacer una buena revisión de todo el material nos ahorrará problemas pero sobretodo permitirá que nuestras herramientas puedan hacer bien su función.
A partir de ahora las necesitaremos constantemente así que sería bueno revisarlas ahora y comprobar que funcionan perfectamente y si no es así realizar las reparaciones necesarias.
Y por supuesto, el grado de limpieza y desinfección debería ser escrupuloso. No exagero. Pensad que si podamos una planta con patógenos y de ahí nos vamos a otra a realizar cortes con la misma herramienta, las probabilidades de contagio son bastantes.
Lo ideal "idealísimo" sería una desinfección a conciencia tras cada uso sobre una planta.pero debo reconocer que cuando te tiras horas y horas de arbusto en arbusto recorriendo el jardín mientras vas podándolos se hace algo difícil subir y bajar hasta casa para desinfectarlas totalmente.
Yo os cuento lo que hago que desde luego ya adelanto no es lo idóneo pero... Cuando termino la jornada de poda lavo con agua y jabón las tijeras (y todo el material de poda) restregando bien para eliminar cualquier resto de resinas, maderas o manchas sobre el metal  y las empuñaduras (odio los mangos pegajosos ajajjaja). Las seco bastante bien con un trapo viejo y limpio que tengo para esta finalidad y luego las desinfecto metiéndolas en vertical en un recipiente con peso (para que no se vuelque) lleno de lejía. Las dejo ahí uno o dos minutos, no más, porque la lejía es muy corrosiva para el metal. Las vuelvo a enjuagar bien con agua clara esta vez y a continuación las seco escrupulosamente. Cuidado porque si no se elimina cualquier resto de humedad las tijeras se oxidan!! Y ya están listas para un nuevo uso.
Durante la jornada de trabajo, entre planta y planta, no realizo toda esta limpieza. Lo que hago es llevarme una gamuza de secar y un botecillo con alcohol en una cajita que compré especialmente con este fin. Cuando termino de podar un arbusto, limpio los posibles restos pegadosa las hojas de las tijeras con la gamuza y luego las rocío a conciencia con alcohol. Como se evapora muy pronto, al llegar al siguiente arbusto ya las tengo secas y listas para usar de nuevo.
La cajita me sirve para varias cosas: No siempre dejo las herramientas a cubierto, a veces las pongo en una zona que tengo sobre la caseta de Iker dónde tengo más cosas de jardinería y esta zona aunque techada, no está cerrada por puertas de manera que  no se encuentra a salvo de la humedad.

En una ocasión después de unos días, fui a coger una podadora y estaba oxidada. Afortunadamente eran unas tijeras de esas que venden en las grandes superficies que tan sólo cuestan unos pocos euros. Si me llega a pasar con las de ahora me da un pasmo!! 
Unas buenas tijeras valen un dinero y hay que cuidarlas si queremos que nos duren y que realicen bien su función. Este sistema a mí me resulta cómodo. Después de probar varios sistemas creo que éste de la caja es el que me resulta más práctico (y barato porque creo recordar que me costó 1,5 €).
Antes tenía tijeras de tres al cuarto y no me importaba incluso perderlas pero me convencí de que sólo las herramientas buenas aguantan la tralla que se les da en un jardín grande y son con las que se pueden hacer cortes limpios durante mucho tiempo, así que me he ido comprando un buen equipo de poda. Y como todo lo que cuesta esfuerzo tener, al menos yo, lo cuido.
Entre corte y corte no me gusta dejar las tijeras sobre el suelo húmedo ni sobre las piedras y la manera de tenerlas siempre localizadas es dejarlas sobre la tapa de la cajita abierta, junto al arbusto que voy a podar.
Es una caja de plástico alargada de esas que venden en los chinos creo que para meter los bocadillos. No pesa y tiene las dimensiones suficientes para que me quepan dentro las dos podadoras, las tijeras de cortar flores, la navaja de injertar, el botecito con alcohol y la gamuza que utilizo para limpiarlas de los restos de la poda de un arbusto. Cuando he terminado el día me caben envueltas con otra gamuza limpia que tengo unas vez las he limpiado y secado en profundidad. Las envuelvo porque así evito que les entre humedad ninguna. 
Este es el primer año que no seré yo quién pode mis arbustos. Si eres lector asiduo de este blog sabes que estoy recuperándome de unas fracturas en la pierna así será mi ayudante habitual (del que ya os he hablado varias veces) quién realice estos trabajos. Se nota que es él porque en las fotos que ha sacado se ven las tijeras en el acolchado y no en la caja como le pedí ajajjaja Le mato!! :-).
Qué maniáticos nos volvemos con la edad! Lo reconozco. Me pasa igual con mis cuchillos de cocina, mis tijeras de costura o mis pinceles de pintar al óleo. En realidad no me gusta que nadie use mis herramientas ajjajaj
Lo cierto es que estoy como los conductores cuando van de copiloto y el que conduce el coche cuelga todavía la "L" en el cristal de atrás ajajjajaj Sufriendooo!! Bueno, no pasa nada. Esto también me convencerá de que no hay nadie imprescindible y que los demás (si se tiene la paciencia con ellos de explicarles bien las cosas) también pueden hacer los trabajos que siempre hemos hecho hasta ahora nosotros y con resultados muy parecidos. Un bañito contra nuestra soberbia viene estupendamente bien en la vida. Eh! jejeje Así que quiero convencerme de que durante este mes y el que viene sobretodo, algunos de mis arbustos van a ir a la "peluquería" y los van a dejar aseaditos y estupendos sin sufrir daño alguno.
Estoy pensando que no he colgado nunca un artículo en el que explique como se desmontan unas tijeras de podar y creo que esto estaría bien el saberlo. No es que se haga todos los días pero yo suelo hacerlo cuando comienzo la temporada de poda y así puedo limpiarlas hasta el último rincón. Me comprometo a colgar un post con fotografías explicando el proceso de desmontado. A ver si encuentro un rato!!
Bien, tenemos nuestro equipo de poda listo y planificados los trabajos de poda? Ummm no? Salimos al jardín tijera en mano y a voleo comenzamos? jajaja No. Verdad?
Es cierto que en un jardín pequeño no hay mucho que planificar  y que aunque el mío sea grande, muchos arbustos no han crecido lo suficiente como para precisar todavía verdaderos trabajos de poda ya que les basta por ahora con una poda de formación. No obstante, ya llevo más de tres años plantando montones de rosales y arbustos y aunque no todos, muchos ya sí precisan de cuidados en este sentido. 
Os reconoceré que todavía preciso de múltiples anotaciones. No siempre recuerdo en qué mes florecen algunas plantas y otras, no han tenido tiempo de hacerlo en mi jardín porque se plantaron no hace tanto así que no sé con seguridad cuando lo harán en mi clima. Poco a poco los trabajos de poda van aumentando a medida que aumentan las plantaciones y van creciendo las que se pusieron hace algunas temporadas y este año he pensado que lo mejor era echar mano de mi base de datos.
Seguramente cuando pasen los años, ya no precisaré hacer estas consultas pero de momento me siento más segura consultando la información.
Reconozco que soy bastante metódica y ordenada con las cosas del jardín. Sí, un poco cabeza cuadrada :-) Pero es que yo necesito tener los asuntos de mi jardín perfectamente controlados y a mí me resulta muy cómodo hacerlo de esta manera. Si queréis os cuento:
Cuando cuidaba del otro jardín anterior ya me creé una base de datos dónde anotaba cada planta que compraba y alguna información sobre ella.
Al venir aquí traté de imaginar cuales serían las necesidades que a nivel de información sobre cada planta precisaría en el futuro. Lo pensé muy detenidamente tratando de imaginar mil situaciones. Afortunadamente me pasé por exceso y no por defecto. Y digo esto porque incluí en ella campos que por entonces no precisaba y que ahora me vienen de perlas porque me permiten ordenar el listado de mis plantas por mil criterios.
Es cierto que esta base de datos es útil porque siempre he tenido la constancia de ir anotando en ella toda la información sobre cada planta según he ido comprándolas. Como es lógico de nada vale una base de datos que no está actualizada. 
Compro una planta y anoto en ella desde el tipo de suelo que requiere a la insolación, el momento (teórico) de la poda/podas...incluso cuando ya está plantada, anoto su ubicación en el jardín. 
Esta base de datos cuenta también con una agenda dónde detallo las fechas de aplicación de productos, las dosis, las proporciones. Cómo voy viendo evolucionar las plantaciones en cada momento del año.. En fin, es casi un diario.
Excesivo? ummmm No!! Tener un control de las plantas que tengo de cada variedad a mí me sirve para muchas cosas. Por ejemplo, vosotros recordáis, así, de memoria, cuántos rosales tenéis? O cuántas salvias? Yo no. Cuando en breve prepare los abonos orgánicos tendré que echar la cuenta de los que precisan y los que no precisan abono (los recién plantados por ejemplo) y en base a ello realizar la cantidad de mezcla que precisaré.
Escribiendo este artículo acabo de descubrir que tengo unas 45 salvias jajajajja Para qué me vale saber esto? Pues por ejemplo para organizar los trabajos que tendrá que ir haciendo mi ayudante. No es lo mismo calcular cuánto le llevará podar tres Amelanchier pequeños que 45 salvias. Está claro.
Es más, creo que tener anotados los trabajos que se van realizando en el jardín es un sistema estupendo para saber si una técnica da o no resultados aplicada en un momento dado. Es difícil recordar de una temporada a otra cuando hemos fertilizado, aplicado aceite insecticida o podado un arbusto concreto. Tener las cosas anotadas a mí al menos, me sirve para comprobar los resultados y en caso de no ser satisfactorios, variarlos. Además, hay plantaciones que no requieren una poda regular si no que puede hacerse cada equis años. Quién recuerda si hace dos o tres temporadas se podaron?
Hasta que no vemos crecer una planta en nuestro jardín no sabemos su comportamiento. Una cosa es la consulta que hagamos en un manual (muchas veces escrito por autores de países o zonas con climas muy distintos al nuestro) y otra cosa es el comportamiento concreto de nuestra planta.  El manual o el blog de jardinería puede aconsejar la poda en un mes concreto pero eso sería adecuado en el clima del que está hablando. Es posible que en nuestro jardín esta misma poda haya que adelantarla un poco o retrasarla. Por eso conviene anotar cuando aplicamos cualquier técnica jardinera (poda, abonos, purines,  enmiendas del suelo, productos que aplicamos, proporciones de los mismos...) para tener seguridad de qué hemos hecho y si los efectos no son los deseamos poder modificarlos en el sentido que sea preciso. 
A la hora de decidir el orden en que se irán realizando las podas he tenido muy en cuenta el clima de mi jardín. Este es un factor determinante. Ya llevo varias temporadas viendo crecer muchos de los arbustos que hay en él y puedo saber de qué manera se comportan con seguridad. Los que llevan poco tiempo, en realidad solo será preciso aplicarles podas de formación y esperaré a ver resultados aplicándolas en el mes que teóricamente tengo anotado que se deben realizar. Al año que viene tendré oportunidad de hacer los cambios que vea necesarios.
Como os decía, he sacado el listado de las plantas que deberían podarse durante estos meses de enero, febrero y marzo. No me gusta podar en pleno invierno, de ahí que aunque la información que tengo sobre estos arbustos diga que se debe realizar la poda en este mes, yo he preferido aplazarla hasta este de febrero. 
Y no me gusta podar en pleno enero porque la mayoría de plantas que se podan cuando están en reposo son mucho más sensibles a la congelación porque no pueden cicatrizar sus heridas, lo que a su vez las convierte en presa fácil para sufrir enfermedades que pueden contraer a través de los cortes. Incluso son muchos los tallos que acaban muriendo tras la poda al penetrar la helada dentro de ellos. Así que limito la poda de enero a almendros y plantas absolutamente resistentes. El resto las agrupo con las de febrero. Iré colgando artículos sobre la poda de algunos de los arbustos que figuran en estos listados. Algunos tratarán sobre su poda de formación ya que los que tengo en el jardín de estas variedades no son adultos todavía. Otros ya sí podrá versar sobre la poda de mantenimiento al haber alcanzado el arbusto un nivel de desarrollo suficiente.
De ser un clima más cálido algunos arbustos estarían ya podados. Si fuera más frío, decidiría retrasar un poco la poda de algunas plantaciones que fueran algo delicadas porque aunque es difícil que vengan heladas profundas, todavía puede hacer bastante frío e incluso caer alguna helada suave que dañe algunas de las plantaciones menos resistentes (recordemos lo que decíamos en un artículo reciente sobre las estrategias de las plantas para adaptarse al frío y las heladas)
Este año es todo distinto como os decía antes. No poder realizar yo directamente la poda me obliga a organizar todo el trabajo para liar lo menos posible a mi ayudante y que pueda tener claro qué toca podar en cada momento. No es alguien con experiencia en este trabajo así que no puedo exigirle que sea él quién decida qué planta se poda ahora y cual podemos aplazarla unas semanas.
En todo caso, y esto creo que es de especial relevancia, pienso que hay que tener dos cosas muy claras en mente:
Antes de realizar cualquier tipo de poda es imprescindible conocer y comprender los hábitos que en cuanto a crecimiento tienen nuestros arbustos. Sí, ver cuando florece y en qué tipo de rama lo hace. No pasa nada por dejar un arbusto sin podar un par de años mientras lo observamos y comprendemos de qué manera crece y produce flores. 
Me habréis leído en muchos artículos que yo no podo mis rosales los primeros años. Cada rosal es un mundo y crece a su aire. Los dejo crecer de forma que me permita ver cual es su tendencia, su "estilo". Los observo, trato de entender de qué manera crecen y cuando ya están asentados y comienzan a tomar cuerpo empiezo a podarlos sabiendo cual es su tendencia de crecimiento y tratando de practicarle el tipo de poda que más se ajuste a su forma natural.
Pues con los arbustos igual. Es mejor dejarlos a su aire en el jardín un tiempo y ver de "qué pie cojean" para estar seguros de que si finalmente nos decidimos en el futuro a podarlos, hacer un trabajo adecuado a la especie o variedad.
Sólo entonces, cuando hayamos comprendido su comportamiento, podemos aplicar una poda correcta. Sin saber nada de un arbusto es una barbaridad meterle las tijeras!!
En segundo lugar, no debe podarse sin saber para qué se poda. Podar por podar no tiene sentido alguno. Puede ser para aumentar la floración, para acotar el tamaño de una planta que está superando el espacio que se le tiene asignado, porque se trata de un arbusto cuyo estado de envejecimiento ha provocado que poco a poco se deteriore y llegue a casi morir...en fin, los motivos pueden ser múltiples. Pero también podemos tener arbustos jóvenes en nuestro jardín que están creciendo y floreciendo de maravilla. Es absurdo podar algo que no lo precisa.
En la naturaleza nadie poda. O mejor dicho, de alguna manera podría decirse que ella misma se autopoda dejando caer ramas viejas o enfermas o dañadas por el viento. Los animales a veces comen partes de sus ramas.
Es verdad que las plantas en la Naturaleza las plantas crecen en su hábitat. En un jardín por el contrario las cultivamos en condiciones artificiales. Algunas veces eliminándoles las competencias de otras plantas que tendrían cerca cuando crecen de forma natural.
Y en todo caso no tienen la ayuda del jardinero que hace declinar la balanza hacia el lado que él desea ayudando más a unas plantas en detrimento de otras (malas hierbas por ejemplo). En la Naturaleza solo sobreviven los mejores.
En un jardín por el contrario cultivamos los arbustos normalmente por razones estéticas y aplicamos las podas para fomentar su producción de flores o de frutos.
Pero además, la poda en un jardín en ocasiones beneficia la salud del ejemplar al eliminar ramas muertas o que crecen hacia dentro permitiendo que el aire y la luz puedan llegar a su interior. También mediante la poda pueden crearse con las plantas zonas de sombras necesarias en un jardín o lo contrario. 
En todo caso, como decimos, siempre será necesario tener clara cual es la finalidad que tenemos cuando nos disponemos  podar un arbusto.
Es difícil explicar todo lo referente a los trabajos de poda así de corrido pero creo que hay unas nociones básicas por dónde uno debe comenzar a aprender.
La poda no es ningún misterio ni ciencia oculta que haya que desentrañar, ni es imposible de realizar por alguien sin demasiada experiencia. Es simplemente cuestión de observación y con ella llegar a entender como funciona cada planta en algunos aspectos (especialmente la floración). Entendiendo ésto, es fácil determinar el momento en que debe podarse cada planta. El "cómo" también. Aunque reconozco que ésto ya tiene bastantes más matices.
Llevo ya días preparando unos artículos sobre poda. Trataré de ofrecer bastante detalle en ellos y brindar la información de manera ordenada, metódica y a ser posible, fácil de entender. Pero lleva su tiempo confeccionarlos!!
Vamos a dar unas cuántas generalizaciones (hay excepciones, eh!) que aunque soy consciente de que la mayoría de quién me lee sabe de sobra. Pero no quiero olvidarme de cuando hace ya muchos años, leía los pocos libros de jardinería que caían en mis manos y llegaba a hacerme un verdadero lío con algunos términos. Son conceptos que hoy los tienes por la mano y parece mentira que en algún momento no los supieras. Pero es así, nadie nació enseñado!!
Partamos de una premisa: el momento de la floración determina cuándo se poda. En qué tipo de ramas están las yemas florales determinará cómo se poda.
Empecemos por tanto por un término imprescindible de tener claro. Qué es en jardinería una "temporada". Por temporada se entiende el período que va desde que comienza la actividad vegetativa que suele ser a principios de año hasta que finaliza en otoño/invierno. Muchas plantas luego entran en letargo y cuando vuelven a despertar en febrero/marzo entran en la siguiente temporada.
Saber esto nos ayudará a saber distinguir la edad de las ramas. Este aspecto es de suma importancia a la hora de podar.
Veamos. Las ramas que broten en un arbusto de nuestro jardín durante la primavera/otoño, serán ramas de la última temporada.
Estas mismas ramas, cuando lleguen al invierno y cesen en su crecimiento serán ya consideradas ramas de un añoEs cierto que no tendrán un año (12 meses) de edad pero habrán pasado ya su primer período vegetativo. Esto conviene tenerlo claro para no liarnos!!
A la hora de podar es imprescindible saber distinguirlas. Vamos a ello!!
Veamos. Son ramas de un año aquellas que crecieron durante la temporada anterior. Suelen brotar en la parte externa del arbusto directamente desde el suelo y no se han ramificado todavía (lo harán la siguiente temporada). Pero ojo!! También son las ramitas laterales que brotan de una rama de dos o de una de tres años. En definitiva son las ramas que han crecido durante la última temporada.
Las ramas de dos años son los tallos que ya tienen ramificaciones.. En el primer año brotó del suelo y durante la segunda temporada este tallo emitió sus ramificaciones. Han pasado ya por dos veranos y dos inviernos.
Las ramas de tres años tienen una doble ramificación y han crecido ya durante tres temporadas.
Cuando hablemos de "madera vieja" estaremos hablando de ramas que tienen más de tres temporadas de edad.

Decíamos antes que la ubicación de las yemas florales en un tipo u otro de ramas nos va a determinar de qué modo podaremos un arbusto. Bien, pues el momento en que lo podaremos estará determinado por el momento de la floración (que a su vez estará determinado por las temperaturas).

Creo que estas ilustraciones que he realizado nos ayudará a entender un poco más. Ya veréis como es pura lógica!! :-).
Veamos, vamos a observar tres arbustos, una Kerria japonica 'Pleniflora', un Philadelphus y una Buddleja davidii. Por qué he elegido estos tres arbustos? Habíamos dicho que el clima y de qué forma florecen los arbustos (si han creado ya o no sus yemas florales y en qué tipo de ramas lo han hecho) son los dos factores que determinarán el momento y el modo de la poda pues bien estos tres arbustos florecen en momentos distintos y de forma diferente.
Los arbustos ornamentales pueden florecer en primavera. Pensemos un poco!! Si florecen en primavera es porque tienen ya formadas sus yemas florales en las ramas que brotaron la temporada pasada de crecimiento (o más anterior). No? (No pueden hacerlo en las ramas de la presente temporada porque ahora están en parada vegetativa o a punto de salir de ella)
Qué pasará si podamos ahora? Tan sencillo como que eliminaremos esas yemas que contienen las flores que se deberían abrir en primavera y nos quedaríamos sin floración.
Por tanto, deberemos podarlos una vez termine su período de floración
Si lo que pretendemos es aumentar su producción floral no deberíamos tardar en podarlos cuando las flores decaigan, así tendrán más tiempo para desarrollar antes de que lleguen el frío o las heladas las ramas nuevas que llevarán las yemas de floración de la próxima temporada.
El modo de podarlos está condicionado por el tipo de madera dónde brotan sus yemas florales. Estas yemas pueden estar presentes de varias formas. Veamos alguna de ellas:
En tallos de un año: Suelen ser arbustos sin una estructura propiamente dicha. Sus ramas rápidamente envejecen y dejan de florecer. Deben eliminarse cada año al menos un tercio de estas ramas envejecidas para mantener fomentar que broten tallos nuevos que son los más floríferos. A la vez, esta eliminación permite que el arbusto no se enmarañe con madera muchas veces muerta.
Ejemplo de este tipo de plantas serían los celindos, las espíreas, las forsitias, etc.

En tallos de dos años y que ya han producido ramas laterales. Es decir, sobre tallos que brotaron desde el suelo hace dos temporadas, que en la anterior (el año pasado) formaron ramas laterales (y por tanto tienen un año). Se entiende. Verdad?
Un ejemplo de ellas son las Kerrias (aunque esta planta también produce algunas flores en tallos que parten del suelo y que por tanto son de un año)

En tallos de madera vieja (de tres o más años). Solo comienzan a florecer una vez desarrollan ramas que hayan tenido tiempo ya de formar ramificaciones y cuya madera ya se considera muy madura o vieja. Estos arbustos no precisan normalmente mucha poda porque siguen floreciendo mucho tiempo en madera vieja. Ejemplo de este grupo serían los guillomos o el hamamelis.
Por el contrario, los arbustos que florecen al final de la primavera o en verano suelen hacerlo sobre la madera de este mismo año. Si florecen más tarde, es decir, más allá de junio, es porque lo hacen en madera de la temporada (Las ramas que brotarán tras el invierno). Son arbustos que crecen durante toda la primavera y el verano mientras van formando de nuevo la estructura de tallos que eliminamos en la poda. Al llegar el verano/otoño, producen la floración.
Si podamos ahora, no estaremos eliminando ninguna yema floral. Por tanto, podemos podarlas ahora, al final del invierno (si son resistentes). Así tendrán más tiempo de formar las ramas que contendrán las yemas florales que producirán las flores en verano/otoño.
En climas más suaves que el mío, también podríamos podar estos arbustos al llegar el otoño, pasada ya su floración. Yo prefiero hacerlo cuando el riesgo de heladas está lejos. Especialmente las plantaciones que no son muy resistentes. Además, durante el invierno, las ramas aunque deterioradas y secas ya por el frío, no dejan de proteger la base del arbusto.
Suelen ser arbustos que precisan mucha poda. Muchas veces con cortes a matasarra. Esta poda intensa favorece que broten con fuerza y florezcan en abundancia.
Podemos citar como ejemplos de arbustos que florecen en madera del año, las budleias, las santolinas, los hibiscos...

De momento vamos a dejar aquí estas breves y elementalísimas nociones de poda. Ya digo, tendremos ocasión de tratar la poda en profundidad en próximos artículos.
Como os comentaba antes, he realizado en mi base de datos las consultas de qué arbustos se podan en cada mes y estas imágenes que os incluyo a continuación son el resultado. 
Debo aclarar que no es mi intención podar la mayoría de arbustos aunque figuran en ellos aunque siempre está bien el tener anotado un momento indicativo para próximas temporadas (y que evidentemente modificaré según vea como se desarrollan estos arbustos en mi jardín con mi clima)
Digo esto para que no se tomen estos listados como una información válida para establecer el momento de poda de todos y cada uno de los arbustos que figuran en él se trata del clima que se trate. Éste se establece como venimos diciendo según el clima de cada jardín y según las necesidades de cada arbusto. Incluso aclararé que la mayoría de ellos no los podé desde que se plantaron y puede que no los pode en años. Repito, la poda no tiene sentido si no tiene una finalidad.
Primero porque mi jardín es muy joven y muchas de las plantaciones aún no precisan de poda alguna y segundo porque, como comentábamos, tiene que haber una razón concreta que me haga pensar que es preciso podar y de momento no todos necesitan ahora mismo de una poda que vaya más allá de la de formación.
Como podéis comprobar en estos cuadros no solo figuran arbustos propiamente dichos. También están incluidos algunos subarbustos y vivaces que precisan de división o limpieza al comenzar la temporada. Si bien no se trata de trabajos estrictamente de poda sí requieren eliminación de ramas secas, pinzados, recortes o limpiezas de hojas muertas que de alguna manera se asemejan a la poda. 
Los que tienen coloreado su nombre serán los artículos que iré escribiendo sobre su poda.
No están incluidos los rosales. Estos son un mundo aparte para mí y como tal los trato siempre en el blog. Son mis niños mimados :-)
Durante el mes de enero ya veis que hay pocos y en realidad no he realizado la poda de ninguno todavía.

Ahora, a mediados de febrero ya comienza a animarse las cosas.

Tan pronto inicia marzo es el momento de la mayoría. Ya sí que no hay peligro alguno de heladas. De todos modos los inviernos ya sabéis que son muy variables así que de un año a otro puede avanzarse o retrasarse la poda un par de semanas.
Si veo que las temperaturas aumentan y que se aleja del todo las heladas adelantaré la poda de alguno de ellos si es que lo precisan.
Y hasta aquí el artículo de hoy. Comienza una época de actividad intensa en nuestro jardín. Me permitís un consejo? Tomároslo con calma. Sin correr. Sin prisas. Derrochar unos minutos mirando el arbusto en su totalidad antes de comenzar.
Empezad siempre por lo obvio y lo que hay que eliminarse sí o sí: la madera muerta, enferma o débil y luego id avanzando despacio. Pensando cara rama importante que elimináis. Retiraros un poco de nuevo del arbusto para verlo en su totalidad. Ello os permitirá tener una imagen del conjunto para aplicar una poda que contribuya a darle un porte equilibrado. 
La poda no debería ser mutilación brutal si no una técnica lo menos agresiva posible para que nuestros arbustos ornamentales luzcan lo más hermosos posibles. La Naturaleza les dio un porte, un aire, una forma de crecer natural y hermosa. La poda debería respetar en la medida de lo posible ese porte natural y no empeñarnos en hacer crecer las plantas del modo que no es propio de ellas.
Y en último extremo. Ninguna planta se va a morir por ello. Si no sabemos con seguridad si cortar o no una rama, seamos prudentes pero sin atemorizarnos. Tened la seguridad de que no pasa nada por equivocarnos. Nuestras plantas nos lo van a perdonar ajjajaja Son mucho más fuertes de lo que pensamos!! Y en todo caso, nuestros errores nos van a ayudar a aprender a podar mejor para la siguiente temporada de poda.